Menu

loading...

Abigeato podría ser delito grave

Abigeato podría ser delito grave

Ley de Ganadería contempla penas más estrictas para el robo de ganado


 

El abigeato o robo de ganado podría ser tipificado como un delito grave dentro de la propuesta de nueva Ley de Ganadería para el Estado de Coahuila.

 

Ante las exigencias de los ganaderos de la entidad por los robos constantes de ganado, el gobierno contempló castigar a los delincuentes para detonar el desarrollo de esta actividad productiva.

Este viernes, dentro del foro, fue presentado a productores, investigadores y autoridades del sector agropecuario el proyecto de Ley de Ganadería para el Estado de Coahuila de Zaragoza, se tuvo una buena asistencia de agrupaciones ganaderas, ganaderos de San Pedro e investigadores del Inifap y autoridades de Durango hicieron varias precisiones a varios artículos que contempla la propuesta, buscando que no se restrinja la actividad a los pequeños productores de ganado, o bien que son apartados imprecisos.

Arnoldo Martínez Cano, subsecretario de Fomento Agropecuario en Coahuila, informó que en este foro se presentará una primera propuesta, un documento de 200 artículos en donde se plantean acciones de control de la propiedad del ganado, medidas sanitarias, de movilización y se determinan aquellos delitos que dañan la actividad, como el abigeato o robo de ganado.

Refirió que la primera Ley Ganadera de Coahuila data de 1969, la cual se ha adecuado con decretos, pero debido a las nuevas condiciones del mercado se requiere una Ley Ganadera más completa.

La estimación hecha es que en agosto este lista para su presentación formal, dado que se realizarán dos foros más para definir los cambios que se le hagan a la propuesta. Indicó que a través de su portal se reciben observaciones y propuestas, en donde el documento sería revisado por especialistas técnicos.

Estimó que los cambios importantes que propone la Ley son: el registro y movilización del ganado, considerar el abigeato como un delito grave fue una demanda fuerte, aplicar campañas sanitarias para el cumplimiento y favorecer inocuidad y la participación de los tres niveles de gobierno. Añadió que también se contemplan mecanismos de articulación de cada uno y la participación de los dueños del ganado.

Productores de San Pedro o de Francisco I. Madero tomaron la palabra y precisaron su postura sobre el esfuerzo hecho por el gobierno por actualizar la Ley para crecer y ser más competitivos, tanto en temas de movilidad, inocuidad y los delitos considerados graves sean atendidos por la autoridad.

Investigadores de Inifap enumeraron varios artículos, en donde no hay claridad o bien que excluyen las operaciones de ganaderos de traspatio, sobre todo por el manejo de ganado menor. Autoridades de Durango fueron invitados y también hicieron comentarios jurídicos de la propuesta de la Ley para que sean tomados en cuenta.

Se habla que las revisiones que se harán en otros dos foros, permitirán tal vez tener listo el nuevo marco jurídico en el mes de agosto.

PREFIEREN NEGOCIACIÓN A UNA CONFRONTACIÓN

Los ganaderos de La Laguna prefieren una negociación que una guerra comercial con Estados Unidos en el tema arancelario.

Mientras funcionarios del gobierno federal negocian en Washington que no se aplique un arancel del 5 por ciento este próximo lunes a los productos mexicanos, Ricardo Alberto Valdés Quintanilla, presidente de la Asociación Ganadera de Francisco I. Madero, respondió a Trump en el sentido que México depende de Estados Unidos, diciendo que es más bien una relación bilateral, en donde ambos dependen del otro, por lo que dijo no es bueno pelearse ni estar en contra. "Dependemos unos de otros".

Opinó que lo preferible es lograr una mejor negociación entre las partes más que una confrontación o una escalada de aranceles de ambos lados.

Valdés Quintanilla mencionó que todo está en manos del gobierno federal y lo mejor como empresarios es apoyarlos.

Sobre el impacto que puede tener el sector agropecuario ante un escenario especulativo, dijo que "la actividad es una economía dolarizada desgraciadamente y que el precio de los insumos se mueve con el tipo de cambio".

Mencionó que insumos como el maíz y la soya, así como los concentrados de alimentos tienden a subir, incrementando los costos de producción, en tanto dentro del mercado de frutos, los precios van al alza por cuestiones climáticas en EUA.

Por otra parte, el presidente de la Asociación destacó que es importante la actualización de la Ley dentro de un marco regulatorio.

Indicó que "sentimos que hay artículos que se duplican con leyes federales como el arietado, hay que aclarar estos puntos."

El sector agropecuario en Coahuila tiene un gran peso dentro de la economía.

Mientras la entidad ocupa el segundo lugar como mayor producción de leche bovina, el cuarto lugar en la exportación de becerros de ganado en pie, es el segundo productor de leche y carne de cabra, entre otros.

Arnoldo Martínez Cano, subsecretario de Fomento Agropecuario en Coahuila, comentó que la ganadería representa el 70 por ciento del valor de la producción agropecuaria del Estado.

Indicó que el peso del sector agropecuario no sólo es que representa el 5 por ciento del PIB, sino también la población que participa en la actividad, como sucede en la entidad con 50 mil unidades de producción agrícolas y 15 mil unidades pecuarias.

Reconoció que el sector agropecuario es una actividad importante para la economía estatal, poniendo como ejemplo el caso de San Pedro, el cual destaca por su producción agropecuaria, en Matamoros la de melón y caprino, en tanto, en los 5 manantiales se tienen cultivos de nogal y exportación de becerros. Añadió que. en la zona del desierto, en Sierra Mojada, Cuatro Ciénegas y Ocampo es donde más se exporta ganando.

Refirió que, si se suma la actividad primaria con la agroindustrial, tiene un peso del PIB en un 25 por ciento en la entidad.

Indicó que el gobernador ha pedido revisar y actualizar las oportunidades de producción que se tiene dentro del sector para hacer crecer la actividad en Coahuila.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Fuente: El Siglo de Torreón 

volver arriba