Menu

loading...

Muere ganado por intenso calor en Tequisquiapan

Muere ganado por intenso calor en Tequisquiapan

En alerta el sector ganadero ante la posibilidad de que incrementen las afectaciones

 


 

Productores pecuarios del municipio de Tequisquiapan, activaron una alerta entre de sector ganadero de esta localidad debido a la muerte de las primeras cabezas de ganado en los últimos días como consecuencia de las altas temperaturas, informó el presidente de la Asociación Ganadera Local General del Pueblo Mágico, Joel Mejía Santos.

“Aquí en lo que se refiere al ejido Tequisquiapan, ya se les empezaron a morir las cabezas de ganado, caballos, en estos días por la sequía, no hay que coman, realmente también por el mal manejo de su agostadero de ellos, no racionan, tienen muchas ganas de trabajar pero han hecho lo suficiente para evitarlo”.

El dirigente ganadero de la localidad tequisquiapense comentó que son cuatro cabezas de ganado equino las que se han reportado hasta el momento como muertas por la falta de agua, así como alimento en los agostaderos, por ello llamó a las autoridades de los tres niveles de gobierno actuar al respecto mediante la activación de medidas preventivas con la finalidad de evitar más perdidas en los hatos ganaderos.

“Lo que podemos hacer es esperar como ganaderos en este tiempo, desgraciadamente sí estamos muy atrasados en la época de lluvias, ahorita en la reunión de este martes salió que cuatro equinos son los que murieron, por eso estaremos atentos a brindar apoyo a los compañeros junto con el gobierno municipal, afortunadamente nos ha estado apoyando muy bien y pues vamos a activar varios trabajos para evitar más muertes”.

Joel Mejía refirió que la ola de calor registrada en la localidad ha sido de 34 grados centígrados con una sensación térmica de 36, motivo al cual atribuyó la primera muerte de los tres equinos, por ello aseguró que se activará un monitoreo permanente del ganado distribuido en ejidos prevenir más decesos mediante acciones preventivas acordes a las zonas.

 

 
 
 
 
 
 
 
Fuente: El Sol de San Juan del Río 
volver arriba