Menu

loading...

Ejidatarios jaumavenses sufren por robo de ganado

Ejidatarios jaumavenses sufren por robo de ganado

En Jaumave el robo de semovientes se ha agravado en los últimos años, a tal grado que los ganaderos ya no interponen denuncia porque las autoridades persecutoras de los delitos nunca dan con el paradero de los cuatreros 

Hace unos días se celebró por enésima ocasión la reunión del consejo distrital y solamente se hizo eco en que llevan más 6 años con el mismo tema que tanto daña  la actividad pecuaria de la región como lo es el robo de ganado no se ha hecho nada, así lo  dicen los alcaldes del altiplano tamaulipeco.

Se menciona que llegaron los estatales con el ánimo de que agarrarían a los cuatreros y cuando los tenían “engatillados”  decían que a ellos no les correspondía apresar a los abigeos (¿habrá arreglo?)  y que fueran los afectados a la agencia del ministerio público a poner la denuncia y que las averiguaciones correrían a cargo de la policía ministerial, cuando la constitución de la republica  dice que hasta un particular puede detener a un delincuente y de inmediato ponerlo a disposición de la autoridad competente, por lo que no es comprensible la actitud de la policía estatal quienes primero dicen a los afectados denos los datos y de inmediato detenemos a los forajidos y luego salen con que ellos no son autoridad para capturar a los roba vacas.

La policía nunca ha dado resultado, se comenta que hasta ven que los maleantes suben las vacas a las camionetas y luego se van tan tranquilos como si fuesen almas de la caridad.

La ley de la materia dice que comete el delito de abigeato, el que se apodera de una o más cabezas de ganado, sin consentimiento de quien legalmente puede disponer de ellas, independientemente del lugar en que se encuentren y (…). Se considera ganado para los efectos de este delito las especies relacionadas en ley penal. ¿CUANTAS CLASES DE GANADO EXISTEN? —-ganado mayor y ganado menor. Ganado mayor: – Bovinos – Equinos – Mular – Asnal – etc. Ganado menor: – Caprinos – Ovinos – Porcinos – Aves – Conejos – Abejas.

<… El delito de robo de semoviente es grave, el cuatrero no alcanza fianza.—- la ecuación para alcanzar -la fianza- se hace de la síguete manera, se suma la pena máxima con el mínima y se divide entre dos y si la resultante son 5 años o menos el delincuente podrá obtener libertad provisional bajo caución (fianza) ejemplo si el delito tiene una pena máxima de 6 años y una mínima de 3 se dividen los 9 años entre dos y suman 4.5 años igual a obtener la fianza.

Dice—–el Código Penal para el Estado de Tamaulipas –Pág. 79– ARTICULO 410.- El apoderamiento de uno o más semovientes, además de lo dispuesto en las fracciones I, II y III del Artículo 402, se sancionará con prisión de tres a doce años si se realiza sobre una o más cabezas de ganado asnal, mular, caballar, o vacuno, y hasta siete años, cuando se trate de una o más cabezas de ganado caprino, ovino o porcino.

———-Conocedores de la materia dicen que el  robo  de vacas, cerdos, cabras, asnos, mulas, y hasta gallinas sufren los habitantes de ejidos y rancherías de los ejidos Sana Lorencito, Padrón y Juárez, etc. son algunas de las  comunidades  que han sido víctima de la inseguridad,  ante la nula vigilancia de las Policía persecutoras de los delitos.
Personas de la tercera edad manifiestan  que en esa zona los hurtos ocurren mayormente durante el fin de semana y más cuando se realizan bailes.
Un vendedor de cabritos  que radica en Santiaguillo dijo que en los últimos tres meses le han robado dos cabras grandes y tres cabritos. El hurto de los animales ocurrió en el transcurso del día.
Otros afectados que radican en están comunidades aseguran que la falta de vigilancia en los ranchos facilita las cosas para que los delincuentes decidan cometer fechorías.
La mayoría de los ejidatarios prefiere no denunciar penalmente los hechos y tomar sus propias medidas de seguridad, pues representa mucho gasto trasladarse a la cabecera  municipal y luego acudir ante la Agencia  del Ministerio Público y finalmente no encontrar respuestas a sus demandas.

Cabe apuntar que ya son más 6 años que el consejo distrital pone el grito en el cielo por el robo de semovientes y nunca han tenido respuesta a tal grado que muchos de los ganaderos prefieren deshacerse de sus hatos antes de que se los cuatreros se los cambien de potreros o terminen en algunas carnicerías de Tula o en Dr. Arroyo  del vecino estado de Nuevo León

 

 

 

 

 

 

Fuente: El Decidor 

volver arriba