Menu

loading...

Impunidad y corrupción fomentan robo de ganado, asegura Gil Campos

Impunidad y corrupción fomentan robo de ganado, asegura Gil Campos

Productores no suelen denunciar delitos debido a lo complejo de los trámites y a que consideran que "no pasa nada"


 

Evitar la corrupción y aplicar sanciones efectivas a los responsables de robo de ganado ayudaría a combatir ese ilícito, explicó Ignacio Gil Campos, miembro del Colegio de Ingenieros Agrónomos de Yucatán A.C.

De acuerdo al Informe de Incidencia Delictiva del Fuero Común del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública, en el 2018 se registraron 17 casos de abigeato, cifra inferior a la del 2017, cuando fueron 27 los incidentes denunciados.

Sin embargo, el ingeniero agrónomo indicó que dichas cifras no son precisas, pues los productores –sobre todo los que realizan la actividad a pequeña escala–, no suelen denunciar los delitos debido a la complejidad burocrática que implica el trámite y a la “impunidad” en la que permanecen los responsables de los robos. “Como no pasa nada, las víctimas prefieren dejar las cosas en paz”, dijo.

El especialista detalló que en la zona ganadera el robo de ganado no es “tan” frecuente, ya que implica una mayor organización y generalmente ocurre directamente desde el rancho con las especies vivas. En la zona costera los pequeños productores sí suelen atravesar esos incidentes pero “no les dan importancia”.

“Tienen sus toritos, los sacan a pastar en los montes muy extensos o como el ganado es arisco, no entra a los corrales. Cuando el dueño regresa ya están destazados, sólo dejan el pellejo y la cabeza”, apuntó Gil Campos, quien estimó que esos incidentes representan una grave pérdida para los productores, dado que cada ejemplar cuesta entre 14 y 15 mil pesos. 

Por ello, recalcó, es necesario que exista cero tolerancia a la corrupción y que se apliquen sanciones efectivas a los responsables. “Pueden estar los policías cuidando la zona, pero les dan su moche y no hacen nada, entonces hay que evitar ese tipo de prácticas”, concluyó.

 

 

 

 

 

Fuente: La Jornada Maya

volver arriba