Menu

loading...

Desparasitación Sistemática y Estratégica en Bovinos Destacado

Desparasitación Sistemática y Estratégica en Bovinos

Los parásitos en los bovinos causan enormes pérdidas económicas al disminuir su capacidad productiva (ganancia diaria de peso, producción láctea), afectar su salud (mal-nutrición, pérdidas de sangre, lesiones gastrointestinales, pulmonares y en otros tejidos) e, incluso, causar su muerte.

Por su ubicación habitual, los parásitos se clasifican en: internos y externos. Los internos se encuentran en el aparato digestivo, hígado, pulmones, sangre y tejidos. Los externos se localizan en la superficie externa del animal. Para subsistir, los parásitos requieren completar su ciclo de vida, pues prácticamente todos ellos presentan una metamorfosis con distintas fases. La temperatura y humedad influyen de manera importante para que permanezcan en el ambiente con la habilidad de infestar a sus huéspedes. Los tipos de parásitos y los niveles de infestación varían de acuerdo a la especie de parásito (características del ciclo de vida), condiciones de los bovinos (edad, nutrición y estado de salud), región geográfica (trópico húmedo o seco, templado, etc.), época del año, condiciones ambientales y manejo (programas de control, tipo de pastoreo). Por lo tanto, los programas estratégicos de prevención, control y tratamientos de desparasitación se deben desarrollar considerando los aspectos señalados. Los parásitos nematodos adultos que se encuentran en el bovino eliminan sus huevecillos al ambiente en las heces de los bovinos y en condiciones favorables de temperatura y humedad eclosionan las larvas infestantes que migran al forraje donde son ingeridas por el ganado y se convierten en parásitos adultos que producen huevecillos lo que le da cumplimiento a su ciclo. En condiciones favorables, el ciclo de vida de los nematodos dura, en términos simplistas y prácticos: 21 días. Haemonchus placei, parásito del abomaso, se alimenta de sangre, causa anemia, debilidad y muerte, se desarrolla en climas cálidos y húmedos del trópico Mexicano, principalmente de junio a septiembre en época de lluvias, pero su infestación puede prolongarse todo el año. Ostertagia ostertagi, se desarrolla en condiciones húmedas y templadas, entre noviembre a febrero, pero desarrolla un estado de latencia en condiciones adversas resguardándose en el abomaso hasta que las condiciones ambientales son húmedas y frescas.


Desparasitación Sistemática:

Este término se refiere a las recomendaciones tradicionales de desparasitación en masa (a todo el ganado) y en ciertas épocas del año, con base en las condiciones climáticas que van de la mano con el ciclo de vida de los parásitos más comunes.

Este esquema, tiene como ventajas un menor manejo y una mejor administración de los gastos; sin embargo, como desventajas se encuentra que las necesidades de desparasitación de cada animal, son diferentes, básicamente por cuestiones de edad, etapa productiva y estatus inmunitario. Además, existen aspectos de control y manejo más óptimo de la selección de resistencias que no se toman en cuenta en este esquema.

La infestación de pastizales difiere en las zonas tropicales húmeda y seca, pero las parasitosis generalmente se desarrollan al inicio de la época de lluvias en ambas zonas, por ello se recomienda desparasitar a fines de mayo o inicio de junio, para reducir la excreción de huevecillos en las heces de los bovinos a los pastizales. Cuando lo amerita, se recomienda repetir la desparasitación a fines de julio para reducir las larvas de Ostertagia ostertagi, que se enquistan y se transforman en adultos a final del verano. También es conveniente desparasitar a fines de septiembre para asegurar que el ganado esté libre de parásitos principalmente en la época de lluvias. En las zonas tropicales donde prevalece la humedad y el calor, se recomienda realizar 3 desparasitaciones al año, preferentemente entre los meses de marzo o abril y repetir el tratamiento entre julio o agosto, así como en noviembre o diciembre. En algunos casos en donde no es posible desparasitar 3 veces al año, cuando menos se debe desparasitar cada 6 meses (2 veces al año).

Desparasitación estratégica:

Diferentes autores han hecho recomendaciones basadas en las características propias de una Unidad de Producción y las diferentes susceptibilidades de los animales a estar parasitados, además del mayor beneficio obtenido de una desparasitación de acuerdo al momento en que se aplique; además, se procura tener un menos impacto sobre la selección de cepas resistentes. Así, se puede resumir en recomendaciones prácticas, que pueden o no ser aplicables al sistema de producción de cada rancho, como:

desparasitacion-sistematica-y-estrategica-en-bovinos-02

Ectosin LA®: una fórmula de calidad y accesible para el ganadero mexicano:

Existen diferentes productos con Ivermectina al 3.15% (dosis de 1 mL. / 50 Kg. de peso corporal, vía subcutánea) para eliminar y controlar con mayor eficacia

los nematodos, pero también parásitos externos como piojos, ácaros y garrapatas. Ectosin LA proporciona acción terapéutica por más de 90 días. Su fórmula se desarrolló para producir una solución viscosa con absorción retardada sin afectar su practicidad al inyectarse y con excelente tolerabilidad local. Estudios científicos han demostrado que la ivermectina al 3.15% presenta un efecto más prolongado evitando la re- infestación parasitaria en los bovinos. Para verificar lo anterior, se realizó un estudio que tuvo una duración de 90 días y se realizó en Vega de Alatorre Veracruz donde existe un clima tropical cálido húmedo Aw (e).El objetivo fue evaluar la eliminación de huevos de parásitos gastrointestinales en becerros tratados con ivermectina al 3.15%, para ello, se emplearon 56 becerros de la cruza Suizo x Cebú, de 12 meses de edad, destetados y con un peso promedio de 220 Kg. de peso corporal. Los becerros se identificaron con el número de arete que se les colocó en la oreja izquierda. Siete días antes de iniciar el estudio se les tomo una muestra de 5 gramos de heces directamente del recto, las cuales se identificaron y en condiciones de refrigeración se enviaron al Centro de Salud Animal de la Asociación Ganadera Local de Emilio Carranza, Veracruz, para determinar la carga parasitaria (huevos por gramo de heces (hpgh.) mediante la técnica de Mc Máster. De los 56 becerros muestreados, se seleccionaron 20 que presentaron más de 300 hpgh. Los becerros fueron distribuidos aleatoriamente en 2 grupos de 10 animales cada uno, quedando formados los siguientes tratamientos:

desparasitacion-sistematica-y-estrategica-en-bovinos-03

La ivermectina se dosificó a razón de 630 μg por kg de peso corporal (1 mL. por cada 50 Kg.) y se administró por vía subcutánea en la tabla del cuello, utilizando una aguja de calibre 16 y 1⁄2 pulgada de longitud. Siete (7) días antes de iniciar la prueba se realizaron 16 muestreos del forraje de cada potrero para identificar la presencia de larvas (L3) de nematodos gastroentéricos y comprobar que las praderas contaban con una carga parasitaria superior a 500 larvas por kg de materia seca (MS). Una vez confirmada la presencia y cantidad de L3, se introdujeron los becerros en su respectivo potrero y se continuaron los muestreos en el forraje, los días 0, 20, 40, 60 y 90 de iniciado el estudio. Para el muestreo se utilizó un cuadrante de 33 cm. x 33 cm. Los cortes se realizaron a las 8:00 am. y la altura de corte del forraje fue a 5 cm. del suelo. La determinación de L3 se expresó como número de larvas por Kg. de MS. Las muestras de forraje se colocaron en bolsas de polietileno identificadas y se transportaron en condiciones de refrigeración al laboratorio de salud de la Asociación Ganadera Local de Emilio Carranza, Veracruz para su análisis. La identificación de L3 en pasto, se realizó mediante la técnica de sedimentación. Adicionalmente a cada becerro de T1 y T2, se colectó una muestra de 5 gramos de heces los días 0, 7, 14, 21, 35, 49, 56, 63, 72 y 90 para realizar un coprocultivo y conocer la cinética de excreción de huevos pos tratamiento. El coprocultivo se realizó empleando la técnica de McMáster, en el laboratorio de Sanidad Animal de la Facultad de Medicina Veterinaria y Zootecnia de la UNAM, ubicado en Tlapacoyan, Veracruz. En los coprocultivos se encontró un 100% larvas L3 eran del género Haemonchus spp., considerado como el más patógeno y causante de daños a la mucosa gastrointestinal.


La figura 1
presenta el número de Larvas L3 encontradas en las muestras de forraje colectadas en los potreros, se aprecia que a medida que transcurren los días después del tratamiento, se reduce el número de larvas por Kg. de materia seca, lo que significa que existe un efecto de la ivermectina al 3.15% sobre la presencia de L3 en las áreas de pastoreo.

desparasitacion-sistematica-y-estrategica-en-bovinos-04

La figura 2 muestra la cinética de excreción de huevos donde se observa un efecto residual nematocida por más de 90 días.

desparasitacion-sistematica-y-estrategica-en-bovinos-05

La figura 3 presenta el porcentaje de reducción de la carga parasitaria para T1 y T2, se aprecia que los bovinos tratados con ivermectina al 3.15% presentan una reducción significativa en el número de hpgh en comparación con los bovinos no tratados.

Los resultados indican que la ivermectina 3.15%, no solo reduce significativamente el número de huevos de nematodos gastroentéricos en los bovinos, sino que también reduce la presencia de L3 en los pastos. Se concluye que la ivermectina al 3.15% (ECTOSIN® LA) tiene alta eficacia (91.9%) en la reducción de huevos de nematodos por un periodo de 90 días, por lo tanto, se puede realizar la desparasitación de los bovinos en pastoreo cada 3 meses, con la seguridad de que realizara el control adecuado de los parásitos en dicho periodo.

desparasitacion-sistematica-y-estrategica-en-bovinos-06

Recomendación para el control de Fasciola hepatica:

Se recomienda emplear Novox® (Sulfóxido de Albendazol: 1 mL. / 25 Kg. de peso corporal, vía intramuscular superficial o subcutánea) para eliminar Fasciola hepática (parásito del hígado). La temporada más importante para realizar un tratamiento contra ese parásito es en octubre-noviembre, ya que el ciclo de este gusano tiene una estacionalidad muy marcada. En zonas muy problemáticas y que facilitan la proliferación de Fasciola hepatica (con zonas anegadas, aun cuando no es época de lluvias) se debe desparasitar desde agosto- septiembre y repetir el tratamiento dos meses después.

Novox® también se puede administrar simultáneamente con Ectosin LA®, lo que, incluso, aumenta la eficacia en el control de parásitos internos (pulmonares, gastrointestinales).

Manejo al momento de desparasitar:

Cuando se administra un desparasitante, los gusanos mueren y hay una excreción muy aumentada de sus huevos por las heces; para evitar que dichos huevos contaminen los pastos, es recomendable retener al ganado en un corral, por un mínimo de 24 hrs., e incluso 48 hrs. de forma ideal.

Conclusión:

Como hemos visto, existen muchos esquemas, programas y estrategias de desparasitación en la ganadería bovina. La tarea del ganadero es tomar las mejores ideas para diseñar la estrategia que más se adapte a su sistema de producción. Seguramente, siempre hay algún aspecto que se puede mejorar, para elevar la producción, reducir el gasto y cuidar la ecología de los ranchos, en el sentido de mantener lo más que se pueda, la susceptibilidad de los parásitos a los productos desparasitantes. ΩC

 

 


Pisa Agropecuaria , Pisa Agropecuaria

 

 

Modificado por última vez enLunes, 22 Febrero 2016 19:17
volver arriba