Menu

loading...

Factores estresantes en la compra-venta de animales en mercados ganaderos

La comercialización de animales en los mercados ganaderos es considerado un método tradicional de compra y venta en muchos países del mundo (Jerlström). 


En México existen normatividad que regula las características zoosanitarias de estas áreas, la NOM-045- ZOO-1995, señala los lineamientos para que los mercados ganaderos puedan funcionar correctamente; presencia de al menos un médico veterinario, inspección sanitaria al ingreso y salida del mercado (certi cado zoosanitario), existencia de instalaciones adecuadas (Rampas de desembarque y embarque, espacios para cada especie, área de manejo de desechos, fuente abastecimiento de agua e instalaciones donde se pueda suministrar alimentos), así mismo prohíbe la comercialización de animales lesionados y fracturados, prohíbe el maltrato animal y señala las sanciones; sin embargo, debido a que estos lineamientos no son cumplidos, en los mercados ganaderos convergen muchos factores estresantes que afectan a los animales que se ven involucrados en estas prácticas de comercialización (Gregory). 

La mayoría de los mercados ganaderos operan de forma irregular, generalmente un día a la semana, comercializando gran variedad de especies, por lo que la infraestructura es inadecuada o inexistente (De la Rosa). La introducción de los animales en los mercados ganaderos refiere a factores estresantes de diversa índole, como por ejemplo; tiempos largos de transporte, estrés calórico, manejo inadecuado, carga y descarga en múltiples ocasiones, ayuno prolongado (Jarvis et al.), así como restricciones físicas tanto por las instalaciones sin adaptaciones a la especie, la forma de sujeción, densidad de carga, fatiga, miedo, estrés, deshidratación e incremento en el número de lesiones (Gregory). De igual manera muchas veces la condición de los animales que ingresan en los mercados animales re ere a animales viejos, de condición corporal baja y enfermos (de Aluja). Es por ello, que el objetivo del presente artículo es revisar los principales factores estresantes existentes en los mercados ganaderos que ocasionan disminución del bienestar de los animales que son vendidos en esos establecimientos. 

TRANSPORTE Y MANEJO 

Para poder comercializar los animales en mercados ganaderos, es necesario que estos sean transportados desde la producción primaria al lugar donde se encuentra el mercado (Jerlström), en caso de que determinado animal sea o no vendido, será transportado de nuevo a su lugar de origen a otros mercados para reintentar su venta o a su destino nal. El transporte del ganado es una preocupación principal, tanto para la perspectiva de bienestar así como la económica debido a los esquemas de comercialización que incluyen muchos intermediarios (Gallo et al.), el transporte prolongado de animales en pie desde los centros de producción hasta los de consumo, los tiempos de ayuno relativamente prolongados, la escasa atención prestada en al sufrimiento innecesario ocasionado a los animales durante el arreo indican un alto riesgo de problemas de bienestar animal (Gallo et al.), los animales se ven sometidos al respectivo manejo de carga, descarga en múltiples veces (Gregory). El aumento de los tiempos de viaje, produce deshidratación y fatiga. Los problemas de bienestar asociados al transporte prevalecen durante todo el proceso. Dependiendo de la estación así como la posición geográfica, el transporte puede exponer a los animales a altas temperaturas (Elrom). El viaje es generalmente intenso, especialmente los caminos rurales, por lo que los animales están sujetos a perder el equilibrio, lastimarse, estresarse y experimentar dolor. La mayoría de los animales no están acostumbrados a ser transportados, la experiencia novedosa que conlleva el transporte es un estresor muy signi cativo. 

Al mezclar los animales de diferentes orígenes, se provoca agresión, temor, lesiones y transmisión de enfermedades; el manejo de los animales es un factor de estrés importante en los animales, principalmente la carga (Fisher et al). 

Los efectos de esto son contraproducentes para el bienestar de los animales, ya que el transporte es una de las principales causas de lesiones, así como pérdida de peso. Se suelen implementar camiones que no están adaptados a la especie animal a transportar, sumando a esto el manejo inadecuado, ayunos prolongados, densidad de carga elevada, condiciones medioambientales y el tiempo mismo del transporte generan en los animales respuestas siológicas de adaptación, entre las cuales están; secreción de catecolaminas, aumento de gasto cardiaco, consumo de oxígeno, temperatura corporal, acumulación de ácido láctico y glucólisis lo que se traduciría en pérdida de peso. 

Es sabido que al estar estresados, los animales sufren cambios siológicos en sus variables sanguíneas; cortisol, glucosa, lactato, hematocrito, pCO2, pO2, electrolitos, entre otros (Mota- Rojas et al). 

En cuanto a las aves los efectos del transporte y la restricción de alimentos en los parámetros metabólicos han sido extensamente estudiados. La restricción de alimento afecta procesos metabólicos: hace un cambio de anabolismo a catabolismo, de lipogénesis a lipolisis, y reduce la tasa de metabolismo (Buyse et al). En general, se acepta que el transporte puede in uenciar negativamente el bienestar (Gallo and Tadich.), y la calidad de la carne (Savenije et al). El transporte en animales es estresante debido al incremento en los niveles de corticosterona, cortisol y creatina fosfoquinasa (Freeman et al.). 

La densidad de carga de aves en las jaulas, juega un rol importante en la capacidad de superar cambios de temperatura ambiental durante el transporte. Se suelen utilizar densidades altas para reducir el costo del transporte. Las densidades bajas permiten más espacio para que el animal se acomode así como para regular su temperatura corporal según el ambiente. Por lo tanto, la densidad también depende de las condiciones climáticas, peso de las aves y edad en la cual son transportados (Elrom). 

INSTALACIONES 

Las instalaciones en los mercados y centros de recolección son otro problema común. Estas idealmente deberían estar adaptadas a las diferentes especies animales a albergar. Sin embargo en la mayoría de veces se encuentran mal adaptadas a las especies animales, por lo que además de di cultar el manejo de estos, se les generan lesiones, dolor reduciendo el nivel de bienestar (De la Rosa). 

En bovinos el grado de ventilación es importante para permitir controlar los niveles tóxicos de gases irritantes como el CO2 y el amoniaco. La iluminación es otro aspecto a tomar en cuenta, ya que cuando esta es correcta facilita la tracción de los animales (Grandin). También tiene que brindar la temperatura adecuada (15 -18o C y humedad de 59-65% en bovinos) para que los animales no sufran de estrés calórico (Alonso- Spilsbury). Igualmente, la ventilación y sombra influyen sobre estos, la exposición a temperaturas altas provoca cambios fisiológicos en los bovinos tales como el aumento en la tasa de respiración, pulso, sudoración y vasodilatación. Las temperaturas altas también afectan el comportamiento social del ganado, aumentando las interacciones agonísticas y las montas entre compañeros de corral (Brscic et al). 

En cuanto a las aves una alta densidad por jaula provoca problemas de bienestar significativos. En primer lugar las gallinas enjauladas no pueden relacionarse con sus congéneres, no pueden expresar su comportamiento natural, y no pueden escapar de otros animales agresivos. Como resultado a esto, el sistema promueve el canibalismo así como el picado de plumas, lo cual es demasiado costoso en términos económicos y de bienestar (Jones). 

TIEMPO DE PERMANENCIA 

Una vez que los animales son traídos al mercado para su venta, permanecen aproximadamente 8 horas (De la Rosa; Rodríguez- Salinas) bajo condiciones de alojamiento improvisado en corrales que carecen de sombra, siendo atados a los camiones que les transportan (bovinos, caballos), algunos más no son descargados y se mantienen en el vehículo de transporte (ovinos, cerdos), otros son atados de patas y alojados en el suelo (aves) donde se exponen a temperaturas extremas sin acceso a agua y alimento, promoviendo su deshidratación (Corrales-Hernández). Así mismo restringe su desplazamiento y su capacidad de expresar su conducta natural por lo que los animales se ven frustrados. Otro problema importante surge cuando animales de diferentes orígenes son mezclados, esto promueve el desarrollo de conductas agresivas y agotamiento físico. 

Mientras más largo sea el tiempo que los animales no tienen acceso al alimento, es mayor la posibilidad de que presenten estrés por hambre, sed, situaciones ambientales adversas y miedo (Strappini et al.). 

Roldan-Santiago; en un estudio de 1435 équidos (mulas, burros, potros, ponies) sobre el tiempo de permanencia en mercados ganaderos (1 y 5 horas), determinó que los équidos con mayores alteraciones siometabólicas fueron las mulas y burros, las mulas con incremento (P < 0.0001) en pO2 (30.2 mmHg), glucosa (124.23 mg/dl), hematocrito (46.2%) y lactato (34 mg/dl). Los burros presentaron un incremento de glucosa (141.4 mg/dL) y hematocrito (45%), lo cual refiere que en la primer hora de permanencia en corrales de exhibición los équidos estaban deshidratados, fatigados y con problemas metabólicos y compensatorios. 

Otro estudio sobre tiempo de permanencia de 8 horas (en el momento de su llegada y salida) de aves en mercados ganaderos (Gallos, gallinas, guajolotes, patos y codornices) da como resultado un incremento (P<0.05) de los niveles de glucosa sanguínea de 24.39 mg/dL en los gallos, 33.51 mg/dL en las gallinas y 32.68 mg/dL en los guajolotes por arriba de los valores sanguíneos obtenidos al momento de su llegada al mercado ganadero y después de 8 horas de permanencia en el mismo. El porcentaje de hematocrito fue mayor previo a que las aves fueran embarcadas nuevamente; los gallos presentaron 35% de hematocrito, las gallinas 37%, los guajolotes 55%, los patos 43% y las codornices 38%. Concluyendo que el incremento de glucosa es asociado con la degradación de glucógeno hepático y reservas energéticas que resulta de un proceso de estrés y al ayuno prolongado, mientras que el porcentaje de hematocrito está relacionado a deshidratación generado por el estrés calórico así como períodos de actividad muscular intensa (Corrales-Hernández). 

En cuanto en los bovinos se ha estudiado el tiempo de permanencia de más de 18-24 horas provoca nerviosismo, reactividad, y aumento de lesiones en canales 2.1 más veces que si se compara con períodos de entre 12 y 18 horas. En tanto a los ovinos se ha observado un incremento de temperatura corporal a su llegada al mercado ganadero (39°C), de igual forma se han registrado pérdidas de peso vivo de 528 gr por animal durante la primer hora de permanencia debido a la privación de alimento y al aumento de la tasa metabólica a través de la utilización de reservas energéticas (Roldan-Santiago et al.). 

RESTRICCIÓN DE COMPORTAMIENTOS NATURALES 

Los animales en mercados ganaderos generalmente se encuentran en condiciones que no les permiten realizar muchos de sus comportamientos naturales. Se sabe que la restricción o privación de las conductas naturales provoca frustración en los animales (Cooper y Albentosa). Diversos estudios han provisto evidencia que sugiere que los animales necesitan realizar esos comportamientos para asegurar un óptimo bienestar (Burn, et al). Una pregunta central en el estudio del bienestar animal es si es su ciente asegurar los requerimientos para que el animal tenga buena salud, protección del medioambiente y adecuada nutrición, o sí también es necesario permitir que los animales realicen la mayoría o algunos de sus patrones de comportamiento (Rushen). 

Para determinar si la capacidad de realizar ciertos patrones de comportamiento reduce el bienestar del animal, es necesario conocer la motivación tras dicho comportamiento, en específico, que factores motivan a iniciar el comportamiento y cuales lo inhiben o reducen la incidencia a realizar dicho comportamiento según la función y el n que este tenga (King). 

Los efectos sobre el bienestar son de vital importancia por la privación de determinados comportamientos y su impacto siológico, principalmente, si esta privación reduce la salud del animal o sus funciones biológicas. Así mismo se pueden crear estereotipias, que son de nidas como invariantes y repetitivos patrones de comportamiento que no tiene una meta o n de nido (Pohle and Cheng). Sin duda alguna, las estereotipias son comúnmente más vistas donde los animales están con nados y hay limitación en su capacidad de realizar ciertos patrones de comportamiento (Dawkins). Por lo que se ha sugerido que son el resultado de la frustración al sistema de motivación, el caso indica que el animal sigue motivado a realizar el comportamiento dando evidencia de la privación del comportamiento (Rushen). 

Para mayores detalles en el tema, consulta el capítulo de “Bienestar animal en mercados ganaderos” en el Libro Bienestar animal (Figura 4). 

Figura 4. Portada del libro Bienestar animal. Tercera edición. Editorial Elsevier, Barcelona España- 2016. 

http://www.studentconsult.es/ bookportal/bienestar-animal-vision/ mota/9788491130260/500/6954. html 

CONCLUSIÓN 

Las animales son expuestos a condiciones que disminuyen su nivel de bienestar en los mercados ganaderos, suponen modi caciones siológicas y metabólicas a medida que incrementa el tiempo de permanencia dentro de los sitios de venta. Dichas alteraciones están relacionadas directamente con la exposición al transporte, estrés calórico y ayuno. 

Por ello, resulta importante, implementar medidas para mejorar las condiciones en que se encuentran los animales en los mercados ganaderos. 

Es necesario que se identi quen los principales errores existente durante la comercialización de animales en los mercados ganaderos, los cuales tienen que ser solucionados con el objetivo de brindar confort a los animales y evitar afectar su estado de salud, con esto se bene cian los animales vendidos (mejorando su bienestar) así como los comerciantes (quienes contarían con animales más activos y sanos). ΩC 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Fuente: Daniel Mota Rojas,Alejandro Corrales Hernández, Paloma Islas Fabila, Efraín Pérez Pedraza, Patricia Roldan Santiago, Luis Alberto de la Cruz Cruz, Isabel Guerrero Legarreta 

Leer más ...

Factores que influyen en la congelación del semen de toros (Tercera parte)

1. Aquellos que están relacionados a la protección de la membrana durante el proceso de congelación-descongelación 

1.a: Se admite que el daño que los espermatozoides sufren durante el proceso de congelación descongelación es superior a el ocasionado por la dilución o el agregado de glicerol. El mismo es ocasionado por efecto temperatura y osmótico y afecta la morfología y fisiología de los espermatozoides incluyendo la regulación del calcio intracelular, la uidez de la membrana plasmática, la permeabilidad, la composición lipídica y la actividad mitocondrial (Watson); así como la induce la perdida de proteínas plasmáticas de membrana necesarias durante la fecundación en el tracto genital de la vaca (Lessar y col). 


Los daños ocasionados por este proceso pueden ser reducidos usando crioprotectores como el glicerol, la yema de huevo y azucares en los diluyentes. Una nueva generación de diluyentes de semen bovino (Biociphos plusTM, BioxcellTM, AndromedTM) hizo aparición a mitades de los años 90, se trata de diluyentes sintéticos sin productos de origen animal. La característica principal de los mismos es la de emplear un substituto de la yema de huevo. El objetivo principal de este tipo de producto no ha sido el de mejorar la respuesta a la congelación, sino el de evitar la contaminación bacteriológica del diluyente por intermedio de la yema de huevo (que puede llegar a proporciones de mas de 106 UFC/ ml, Decuadro-Hansen); así como el de facilitar la fabricación cotidiana del diluyente en CIA y la de mejorar la lectura al microscopio del semen congelado (nitidez de la lectura). Numerosos test de campo han permitido con rmar las excelentes TNR obtenidas con este tipo de diluyente versus los diluyentes a base de yema de huevo inclusive en baja concentración de espermatozoides congelados por dosis (ver tabla 3). 

Tabla 3: TNR después de inseminación artificial con semen congelado obtenida con dosis de 15 y 5 millones de espermatozoides totales diluidos en diluyentes a base de Tris-yema de huevo (Triladyl) y diluentes sin yema de huevos : Bioxcell y Andromed. El test de campo incluye 5000 IAP por diluyente (Nehring H et Rothe L). 

 

 

 

 

 

No obstante, persistirán algunos parámetros o interacciones que pueden favorecer un diluyente en relación a otro ya sea con o sin yema de huevo, como por ejemplo, la «velocidad del enfriado del semen» de +32-34°C a +2-4°C, el número de espermatozoides totales o con motilidad progresiva utilizados que pueden «esconder» las diferencias o la «preferencia» que un semen puede tener con un diluyente en relación a otro. 

Así por ejemplo si comparamos 2 diluyentes entre sí en condiciones de campo, sería interesante disminuir la concentración de espermatozoides por dosis, a los efectos de detectar diferencias significativas entre diluyentes en materia de TNR. 

Es altamente probable que el semen de algunos toros «prefieran» un diluyente en particular con respecto a otro. Cuando se comparan 2 o más diluyentes, a los efectos de disminuir los factores que in uencian la fertilidad, debería utilizarse sistemáticamente la técnica del «eyaculado fraccionado» en uno o mejor varios CIA. Esto permite comparar diluyentes reduciendo los factores que eventualmente pueden in uenciar la prueba, como ser: el CIA, el tratamiento del semen (protocolo de dilución, enfriamiento y envasado), el factor toro y el factor eyaculado. 

1.b: El LDL (lipoproteínas de baja densidad de la yema de huevo) y el colesterol: Numerosos autores han mencionado que la fracción de lipoproteínas de baja densidad de la yema de huevo conocida como LDL interacciona con la membrana de los espermatozoides durante el proceso de congelación descongelación y es la responsable de la protección durante la dilución y la crioconservación. Un nuevo método de extracción del LDL fue desarrollado en el INRA de Rennes (France) y experimentado en semen bovino con excelentes resultados. El LDL así extraído ha sido empleado como fuente de lipoproteínas en diluyentes a base de Tris, acido cítrico y fructosa comerciales y ha permitido con rmar el rol crioprotector de esta molécula así como la concentración optima en los diluyentes de semen bovino: 8 % w/v (Antón, INRA de Rennes comunicación personal). Los resultados obtenidos por el equipo de Briandt-Amarat y col., han permitido con rmar el efecto bené co de esta nueva metodología de extracción del LDL ya que más espermatozoides motiles (54.4%) a la descongelación fueron hallados con el uso de un diluyente a base de Tris, acido cítrico fructosa + 8 w/v de LDL que con el mismo diluyente adicionado de 20% de yema de huevo (30,2%). En otro orden de cosas, Graham. y col., reporta una mejor viabilidad del semen bovino cuando el mismo es tratado previamente con colesterol y ciclodextrinas, sin embargo no existen hasta el día de hoy ningún test de campo que confirme que este tratamiento previo la congelación permita mejorar los resultados de fertilidad de los toros problema. 

2. Aquellos que incorporan substancias a carácter antioxidante (AOX) en el diluyente. 

La dinámica de la membrana plasmática de la célula espermática cumple un papel importante en los procesos de maduración, capacitación y fecundación (Wolfe et al., Müller et al.), sin embargo, el aumento de los radicales libres (ROS) pueden dañarla (Clarkson y Thompson.), y una de las principales causas del deterioro espermático es el estrés oxidante que causa peroxidación de los lípidos de la membrana plasmática, modi ca su uidez y altera la permeabilidad, lo que puede conducir a la célula a un proceso de muerte celular (Batellier et al.). 

La membrana de los espermatozoides contienen una alta concentración de ácidos grasos polinsaturados lo que le transmite a la misma una alta susceptibilidad a los problemas de daño oxidativo (oxidación o peroxidación) lo cual puede interferir en el proceso de fecundación. Este fenómeno fue recientemente confirmado en el trabajo de Kasimanickam R y col. 

Con base en lo anterior se puede considerar que un área prometedora de estudio es el posible pretratamiento contra los procesos de peroxidación de los espermatozoides o en el medio de dilución para proteger o conservar la integridad de su membrana durante el proceso de congelación y descongelación (Leboeuf et al.), ya que se sabe que los metabolitos generados por las ROS durante los procesos oxidantes trastornan la fusión espermatozoide-ovocito, la movilidad espermática y la integridad del ADN (Aitken et al.). 

La acumulación de ROS ha sido también comprobada durante la conservación de semen fresco de toro así como después de la descongelación del semen. 

Este «stress oxidativo» se ha asociado en el esperma humano con baja fertilidad y alteración del desarrollo embrionario (Aitken et al; Griveau and LeLannou., De Iuliis et al.). 

Sustancias antioxidantes están normalmente presentes en los espermatozoides y en el plasma seminal. Algunos de ellos son moléculas no enzimáticos como el a-tocopherol, acido ascórbico, glutathione (Halliwell and Gutteridge); piruvato (de Lamirande and Gagnon); taurina, hypotaurina y albúmina (Alvarez and Storey). 

Se han llevado a cabo varios experimentos usando substancias AOX en diferentes especies animales para mejorar la calidad del semen y la fertilidad del mismo. Hasta ahora pocos resultados son realmente concluyentes. Bilodeau y col., trabajando con un diluyente a base de Tris-yema de huevo glicerol encontró que el agregado de uido de oviducto rico en catalasa y piruvato mantenía la motilidad y viabilidad del semen así como los niveles de ATP intracelular cuando el semen era desafiado con H202. Foote y col., usaron glutation reducido (GSH), superoxyde dismutase (SOD), acido ascórbico, hypotaurina, Tempo y Tempol en un diluyente a base de leche. Entre los AOX usados solo el GSH consiguió mejorar los parámetros in vitro del semen liquido y descongelado sin aumento signi cativo de la fertilidad a campo. 

Bing rond y col; hallan que el agregado de glicina y betaina (100 o 200 mM) a diluyentes tipo Talp-yema de huevo o Tres-Test-yema de huevo mejora en forma signi cativa la motilidad del semen fresco a 20, 5 y 0 C en toros de baja y buena congelabilidad. 

Identificación de la eficacia de la acción antioxidante en el semen: 

Para desafiar el semen con ROS Gérard y col agregaron al semen bovino diluido cantidades crecientes de peroxido de hidrogeno (de 0 a 1 mM) y ensayaron 36 moléculas con actividad antioxidante en concentraciones de 50 micro M hasta 5 m para medir el rol protector de algunas. Solo 4 (designadas como N, AC, AE y AF) de las 36 moléculas testeadas permitieron mantener la motilidad y el vigor del semen (ver tabla 4 caso del AC). 

Efecto de los AXO sobre las características in vitro de los espermatozoides cuando los mismos son agregados a los diluyentes comerciales. Semen fresco o líquido (Gérard O). 

11 centros de producción de semen de Francia participaron en el siguiente test 

a) Semen fresco: El semen de 7 toros colectados 2 veces por semana durante 3 semanas fue tratado por la técnica del «split ejaculate» en 3 fracciones y diluidas con un diluyente comercial a base de Trisyema de huevo (control, A01 Tris-yema enriquecido con AOX N a 1 mM y A05 Tris-yema enriquecido con AOX N a 5 mM, ver tabla 5). La adición de dicho AOX tuvo un claro efecto positivo (motilidad y vigor) a la concentración de 1 mM desde el día 2 y hasta el día 4. 

Efecto de los AXO sobre las características in vitro de los espermatozoides cuando los mismos son agregados a los diluyentes comerciales. Semen congelado. 

El semen de 10 toros colectados 2 veces por semana durante 3 semanas fue tratado por la técnica del «splitejaculate» y diluido con un diluyente comercial a base de Tris-yema de huevo o un diluyente sintético sin productos de origen animal enriquecido o no con 4 diferentes AOX y 2 concentraciones diferentes. El semen congelado así producido fue evaluado por microscopia de contraste de fases y sistema CASA (Ivos HT) para los parámetros de motilidad y vigor, así como por citometria de ujo para los parámetros de viabilidad. Solo los AOX N y AC a una concentración de 5 mM mostraron una respuesta positiva. Los resultados de 4 de los CIA que participaron en este test se encuentran en la tabla 6. Cuando fueron usados 5 mM la viabilidad del semen no fue signi cativa diferente pero los parámetros de velocidad si. 

Teniendo en cuenta estos resultados promisorios se realizo un test de campo con semen fresco y con semen congelado. 

Semen fresco: 

3 toros Holstein fueron colectados y su semen fraccionado en dos por la técnica del split ejaculate y diluido en Tris-yema de huevo, Tris-yema de huevo + AOX, las dosis fueron concentradas con 5 millones de espermatozoides totales cada una. Paralelamente semen de los mismos toros pero de otros eyaculados fue colectado diluido con Tris-yema de huevo y congelado. 

La adición de AOX a el diluyente aumento de forma significativa la TNR del toro 1 y 2 (+ 13% y + 6 % respectivamente, tabla 7 y 8) mientras que fue levemente deprimida en el toro 3 (-3%). A señalar que para todos los toros la TNR fue superior en semen fresco enriquecido en N que en semen congelado. 

 

Semen congelado (Gérard O). 

Varios test fueron realizados para con rmar el efecto bené co del uso de AOX AC en el diluyente usado para congelar semen bovino y no es el objetivo de este trabajo de describirlos en detalle. En regla general, si bien se observa un efecto toro, el agregado del AOX AC permitió mejorar la fertilidad medida por la TNR 90 días en 3 puntos (tabla 9). 

3.2 Efecto tratamiento del semen: curva de enfriado 

Una vez el eyaculado colectado pocas son los métodos que permiten mejorar la calidad del semen a la descongelación. 

El semen de toro se colecta en general sobre tubo seco y estéril sin diluyente. Un estudio reciente (Wendee)., narra las bondades de realizar la colecta sobre un dispositivo llamado BreedMaXTM el cual contiene diluyente en su interior que se debe entibiar a 37 C antes de realizar la colecta. No obstante el semen de toro puede permanecer sin diluyente alguno en un baño maría durante un periodo de 30 minutos. En efecto, a la n de los años 60 algunos CIA practicaban este método llamado «holding» (mantenimiento del semen puro 10-30 minutos en baño maría antes de la dilución). Es en parte lo que se sigue realizando cuando dos colectas se hacen sucesivamente a 20 minutos de intervalo, sin embargo es opinión del autor que en eyaculados altamente concentrados (> 2 billones de espermatozoides/ ml) es interesante realizar una pre dilución. 

Gran parte de los cuidados y tiempos respetados usados en el laboratorio del CIA son destinados a evitar el cold schock. 

En regla general, después de colectado, el semen debe enfriarse a 4-5 C en forma gradual (1.5- 2 h mínimo) y luego equilibrarse (tiempo de espera a 4-5 C hasta la congelación) durante 3-24 h. Es opinión del autor que poco se ha experimentado con la primera fase de la curva (37 C hasta 4-5 C). Así por ejemplo, diluyendo y llenando las paillettes a temperatura ambiente, el autor obtuvo buenos resultados de motilidad y viabilidad con semen calificado mediocre a el examen post colecta bajando la temperatura desde 20 C hasta 4 C en 160 minutos a 0.1 C/minuto en un congelador programable (Minidigtcoll IMV- Technologies). Es posible que este tipo de descenso de la temperatura sea mas regular, homogéneo y lento que el enfriado en masa realizado en recipientes en donde la técnica no esta estandardizada (descenso con recipiente sumergido en agua del baño maría o no, calidad y potencia del refrigerador, etc.). 

Sin embargo, numerosas experiencias han sido realizadas con la equilibración y han mostrado que es más importante el tiempo de incubación del semen diluido a 4-5 C que el tiempo en el cual el semen esta en presencia del glicerol (Salisbury y col). 

Los trabajos de Gilbert y Almquist; así como de Frijters., están a favor de una equilibración prolongada de 9 y 16 h respectivamente debido a una mejor motilidad, porcentaje de acrosomas normales y viabilidad (integridad de la membrana) obtenida frente a periodos de equilibración más cortos. El uso de tiempos de equilibración largos fue experimentado a campo por Foote y Kaproth; quienes compararon en un test a gran escala (14.000 IA) dos tiempos de equilibración del semen bovino diluido en diluyente a base de leche: 4 versus 28 h sin observar diferencias significativas en la fertilidad. En Francia el tiempo promedio de equilibración es hoy en día de 5 horas. 

Pribenszky y col., presentaron una mejora sustancial de los resultados a la descongelación y de la fertilidad del semen bovino después que las paillettes fueron tratadas con presión de 300 bar durante 90 minutos a temperatura ambiente antes de practicar el enfriado a 4-5 C. Esta estrategia puede ser interesante para toros de baja congelabilidad no obstante es necesario que se evalué con un numero de toros importante. 

El tipo de embalaje usado para contener el semen: pajuelas nas, medias, pellets influencia la curva de congelación, sin embargo pocos son los artículos cientí cos que han comparado en eyaculado fraccionado la calidad de cada embalaje frente a la fertilidad a campo. En regla general el autor considera que no existen diferencias signi cativas de fertilidad entre las pajuelas nas y las medias en acuerdo con Kupferschmied. 

Las técnicas de congelación del semen en si han evolucionado en forma importante en estos últimos 10 años. Hoy en día la mayoría de los CIA poseen un congelador programable que permite modular la curva de enfriado en ritmos de 0.1 C/ minuto hasta 60 C/minuto. La curva de descenso de temperatura para el semen bovino puede realizarse a diferentes velocidades (Saacke)., sin embargo en opinión del autor los mejores resultados son obtenidos con una velocidad de descenso de 40-50 C/minuto entre -10 y – 100 C. 

3.3 Efecto número de espermatozoides por dosis de IA 

Uno de los conceptos principales con respecto a la evaluación de la fertilidad de los toros es la relación entre la calidad y cantidad de espermatozoides. Dentro de este concepto propuesto por Salisbury en 1961 (32) se considera que para una característica dada del semen, la fertilidad aumenta en función del incremento de la misma hasta un valor máximo a partir del cual los factores limitantes son otras características del semen o la población de hembras 

Esta «característica» puede ser: 1) un factor cualitativo del eyaculado (motilidad, proteínas del plasma seminal, etc.), 2) el número de espermatozoides inseminados, o 3) o el número de espermatozoides con una característica particular. Pace y col., así como Den Das; demostraron que esta relación con la fertilidad existe realmente para el número de espermatozoides que posean una serie de criterios de viabilidad. Es decir que el número de espermatozoides inseminados (y no el porcentaje) que presentan ciertos parámetros de viabilidad (motilidad progresiva, integridad del acrosoma, aptitud a reaccionar a la prueba de resistencia osmótica, aptitud para atravesar un filtro de Sephadex, etc.) está correlacionado con la fertilidad. Esta relación es de tipo exponencial y tiende a una asíntota (Figura 1). En lo que respecta al número de espermatozoides con motilidad progresiva, Pace y col., informaron que la TNR 90 días disminuyó en 4,9% cuando el número de espermatozoides móviles después de la descongelación pasó de 8 a 2 millones por dosis. 

En otro estudio, Foote y Parks; remarcaron que la fertilidad disminuyó un 1% (p<0,05) cuando el número de espermatozoides totales pasó de 24 a 12 millones. Sin embargo este efecto de la disminución eventual de la fertilidad en función del número de espermatozoides no se observa en todos los toros. 

Por otro lado es importante señalar que los toros catalogados como «poco fértiles» no podrán alcanzar una fertilidad correcta o comercialmente aceptable, a pesar de utilizar dosis de semen altamente concentradas en espermatozoides. 

Januskauskas y col., compararon los resultados de fertilidad obtenidos con 5 toros que fueron utilizados en IA con una concentración de entre 10 y 15 millones de espermatozoides por dosis. Dos toros mantuvieron su fertilidad mientras que los otros tres perdieron 3,4 a 4,7% de TNR 56 días. Es interesante resaltar que el toro con peores resultados de fertilidad era menos fértil aún con 15 millones de espermatozoides. 

En regla general los toros poco fértiles requieren más espermatozoides por dosis para alcanzar su valor máximo de TNR Stalhammar y col.). 

A su vez este tipo de toros no alcanzan a tener una TNR dentro de lo que puede considerarse como aceptable a pesar de aumentar la concentración de espermatozoides en la pajuela. Estas dos nociones: 1) aumento más lento de la fertilidad en función del número de espermatozoides inseminados y 2) un máximo de fertilidad alcanzado menor al resto de los toros del CIA nos hace recordar los principios mencionados al principio como factores compensables y no compensables. Como lo muestra la Figura 1, el toro A es de referencia, el toro B presenta una de ciencia que puede ser compensada aumentando la concentración de espermatozoides en las pajuelas y el toro C presenta factores no compensables que no le permiten alcanzar una TNR aceptable. 

3.4 Efecto número de espermatozoides viables por dosis de IA 

Desde el inicio de la IA en bovinos, los CIA procuraron un método simple, preciso, e caz y relacionado con la fertilidad a campo para evaluar el semen de toro. Los exámenes del semen como el volumen, la motilidad de masa e individual así como la concentración son particularmente e caces para eliminar los eyaculados o pajuelas de mala calidad pero ine caces para determinar la fertilidad de los toros. 

Por ejemplo, la subjetividad e imprecisión del control de motilidad post-descongelado de las paillettes bovinas imposibilita la harmonización de los criterios de aceptación del semen entre CIA. En los últimos años, una serie de pruebas de laboratorio se han desarrollado para evaluar otros parámetros seminales tales como la integridad de la membrana de los spz o del acrosoma, en base al uso de soluciones hiposmóticas o en el uso de colorantes uorescentes y un citómetro de ujo. 

Christensen y col; desarrollaron un método destinado a estudiar la relación entre la viabilidad del semen estimada por citometría de flujo (FACSCountTM BD/SYBR14/PI) y la fertilidad a campo. Decuadro-Hansen y col observaron una correlación positiva entre la TNR y el número de espermatozoides viables por dosis de IA (Figura 2) en una prueba a campo realizado en Francia con 13 toros diferentes y 2154 IAP. 

3.5 Precio de la dosis de semen 

El precio de venta de la dosis de semen es un factor que el CIA debe tener en cuenta cuando analiza la fertilidad de un toro. Así por ejemplo en Canadá, Van Doormaal., encontró que las dosis de menos de 15 dólares canadienses presentaban una «fertilidad» superior a aquellas más caras. En efecto, los productores utilizan estas dosis más caras sobre vacas de alta calidad genética y por ende con una producción lechera mayor, lo cual castiga la fertilidad de las dosis utilizadas. Así un aumento de la producción de leche de +1.000Kg determinó una disminución de 3% enlaTNR28díasyde4%enlaTNR 90 días. 

Elección de un número de espermatozoides / dosis 

Con motivo de simpli car el trabajo, la mayoría de los CIA utilizan un objetivo común para todos los toros, que se expresa en el número de espermatozoides por dosis o número de espermatozoides con motilidad progresiva por dosis. 

La existencia de numerosas fuentes de variación de fertilidad (toro, eyaculado, estación del año, número de espermatozoides, IA, hembra) impone al CIA escoger un número de espermatozoides por dosis bastante elevado, lo cual establece un cierto margen de seguridad. Esto justifica el empleo de cantidades altas de espermatozoides por dosis en los toros de razas lecheras (aproximadamente de 20 millones), lo cual, según el porcentaje de espermatozoides con motilidad progresiva obtenido después de la descongelación (por ejemplo 30 a 50%), permite disponer de entre 6 a 10 millones de espermatozoides con motilidad progresiva por dosis para la gran mayoría de los eyaculados. La TNR 90 días promedio que se puede esperar según la fórmula de Pace y col., sería de 70,4 y 71,4% respectivamente. 

Relación entre la evaluación in vitro y la fertilidad 

Es común en los CIA de limitar el examen de semen descongelado a una simple evaluación de la motilidad inmediata o diferida (test de termoresistencia). Sin embargo, Amann., y Pace y col., demostraron más de una vez que dosis que presentaban un adecuado número de espermatozoides con motilidad progresiva a el descongelado podían ser responsables de un porcentaje bajo de fertilidad. Asimismo, Stalhammar y col., estiman que si bien la motilidad antes y después de la congelación es diferente entre los toros de un CIA, la misma sólo representa 1% de la variabilidad de la TNR. 

El uso de los sistemas CASA permitió darle objetividad a los parámetros de motilidad y estudiar otros no detectables por el ojo humano. Recientemente Hallap y col., encontraron una correlación interesante entre la fertilidad a campo y algunos parámetros CASA: la velocidad promedio medida (VAP) (p < 0.001), la motilidad total (p < 0.01), la linearidad (p < 0.05) y el numero de espermatozoides móviles (p < 0.05), todos medidos después de practicar el swim-up. 

La evaluación de un reproductor al ingreso en un CIA consiste en un examen clínico completo, con especial atención al tracto genital y al aparato locomotor, una serie de exámenes complementarios destinados al control sanitario (serológicos, control de enfermedades venéreas, Schalm test, etc.), y un examen minucioso de las características del eyaculado: volumen, concentración, motilidad, examen de las anomalías morfológicas de los espermatozoides (mínimo 3 sobre los segundos eyaculados), y evaluación de la aptitud a la congelación (motilidad, acrosomas, integridad de la membrana). Luego de esta evaluación del potencial reproductor del toro, los animales son generalmente clasificados en aceptables, inaceptables o regulares. Generalmente los animales clasificados como «aceptables» y «regulares» ingresan dentro del esquema de producción de semen, sabiendo que los segundos sufrirán un examen complementario. Los animales «infértiles» son generalmente eliminados dentro de este esquema, sin embargo debemos tener siempre presente que es «riesgoso» querer clasi car los animales únicamente sobre la base de las apreciaciones in vitro. Como sabemos, existen diferencias importantes entre CIA y laboratorios en lo que se re ere a los criterios de eliminación de los eyaculados y pajuelas de un toro lo cual demuestra la falta de harmonización así como la subjetividad e imprecisión de los criterios generalmente utilizados (motilidad) para calificar un reproductor. Efectivamente como vimos, los factores que in uencian la fertilidad son numerosos e interactúan entre sí. La evaluación in vitro es delicada ya que los coe cientes de correlación entre la misma y la fertilidad in vivo raramente sobrepasan a 0,4. Esto se debe a la poca variabilidad existente entre los toros utilizados en IA (los cuales son seleccionados por este carácter), a la concentración elevada de espermatozoides por dosis y a los numerosos cofactores que in uencian la fertilidad. Como regla general no existe correlación alta entre los test de evaluación in vitro del semen y la fertilidad. 

Sin embargo una correlación importante, próxima a uno (r= 0.99), fue hallada por Christensen y col. entre la viabilidad del semen evaluada por citometría de ujo y la fertilidad. 

Dentro de los parámetros seminales que podrían considerarse como altamente correlacionados con la TNR se encuentran: la motilidad individual de los espermatozoides en el eyaculado fresco inmediatamente después de colectado y la motilidad inmediata al descongelado (Christensen y col). 

El criterio de fertilidad que debemos privilegiar es la tasa de parición o en su defecto una TNR tardía. 

Problemas prácticos en la evaluación de la fertilidad 

Si suponemos que todos los aspectos ligados a la hembra y a la IA son correctamente controlados, la fertilidad de los toros de IA no caracteriza el poder fecundante del reproductor sino el poder fecundante de la dosis de semen utilizada. Sin embargo muchos factores pueden confundirnos en la apreciación de la fertilidad de un toro, sobre todo si consideramos los elementos sobre los que vamos a calcular el poder fecundante (Tabla 10). 

Por ejemplo, si se quiere estimar el poder fecundante a partir de las pajuelas utilizadas, la fertilidad del macho observada permite obtener una buena estimación poco in uenciada por el factor inseminador y por la hembra, en la medida que el semen sea de buena calidad y el número de IA importante. 

Conclusión 

Cuando se analiza la fertilidad de un toro a nivel de campo se pone en evidencia un conjunto de factores ajenos al toro mismo. 

Sin embargo para un CIA con un número importante de toros en producción y practicando el mismo manejo de los eyaculados (dilución, enfriamiento, equilibramiento y congelación), es posible identi car que el factor «toro» pesa de forma preponderante en el resultado nal obtenido (TNR). 

La observación de este efecto macho, autoriza a pensar que quizás en un futuro próximo se pueda contribuir a mejorar la fertilidad de los rodeos por medio de una selección activa sobre los factores que mejoran este carácter en el macho. 

En este sentido sería muy importante que los CIA vigilaran este aspecto (fertilidad de los toros) sobre todo debido a la difusión masiva de esos mismos toros en los rodeos comerciales. 

Un mejoramiento pragmático de la fertilidad y la difusión de un toro en IA reposa sobre un estudio «individual» de cada animal en relación al número de espermatozoides inseminados y la fertilidad. ΩC

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Fuente: - Hansen.Virbac, France 

 

Leer más ...
Suscribirse a este canal RSS