Menu

loading...

Contribuciones mexicanas al estudio de la bioestimulación reproductiva en pequeños rumiantes para reducir el uso de hormonas

Contribuciones mexicanas al estudio de la bioestimulación reproductiva en pequeños rumiantes para reducir el uso de hormonas

Los fenómenos de bioestimulación reproductiva son aquellos mediante los cuales la presencia de individuos sexualmente activos induce o estimula la actividad reproductiva de animales de la misma especie que se encuentran en reposo sexual o con bajo nivel de actividad reproductiva.

Generalmente la bioestimulación se da entre individuos de sexo opuesto, pero bajo ciertas circunstancias los animales sexualmente activos pueden estimular directamente la actividad reproductiva en individuos de su propio sexo. También se han documentado efectos de bioestimulación indirecta, en los cuales un animal estimula a otros individuos de su propio sexo a través de la estimulación de un individuo del sexo opuesto, que a su vez se convierte en bioestimulador para los animales del mismo sexo que el individuo que inició la cadena de estímulos. 

Los fenómenos de biestimulación sexual, sobre todo en pequeños rumiantes, han sido aprovechados por el hombre para facilitar el manejo 

reproductivo de sus animales domésticos, ya que permiten inducir la actividad ovárica de hembras que se encuentran en anestro estacional o prepuberal. Por otra parte, la investigación sobre estos fenómenos ha permitido entender su origen natural como una estrategia reproductiva que permite, en especies gregarias, la sincronización de las concepciones y de los partos, lo que otorga a la especie que adopta esta estrategia ventajas como la saturación de depredadores, la defensa coordinada de las crías o la migración en grupo. 

Durante los últimos 20 años varios grupos de investigación mexicanos, sobre todo de la Universidad Autónoma Agraria Antonio Narro (UAAAN) y de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), pero también de otras instituciones como el Instituto Nacional de Investigaciones Forestarles, Agrícolas y Pecuarias (INIFAP), la Universidad Autónoma de Yucatán, la Universidad Autónoma de Zacatecas y la Universidad Autónoma de Morelos, han mantenido una fuerte presencia de investigación en este tema, lo que ha resultado en la publicación de más de 80 artículos científicos que acumulan más de 1,000 citas. A través de dichos trabajos se han realizado contribuciones fundamentales para la comprensión actual de estos fenómenos. En el presente trabajo se resumen algunas de las contribuciones más significativas de estos investigadores. 

Contribuciones mexicanas2

Efecto macho 

Se conoce como “efecto macho” al fenómeno mediante el cual la introducción de machos sexualmente activos induce la actividad ovárica en un grupo de hembras en anestro. Tradicionalmente se había considerado que para que esta respuesta ocurra se requiere que las hembras hayan permanecido totalmente aisladas de los machos. Sin embargo, diversas investigaciones del grupo de la UAAAN demostraron que dicho aislamiento no es necesario si se utilizan como bioestimuladores a machos “novedosos”, es decir distintos de aquellos con los que las hembras han convivido previamente (Veliz et al; Delgadillo et al; Gallego-Calvo et al.). Por otra parte, el mismo grupo ha demostrado la importancia de utilizar como bioestimuladores a machos con un alto nivel de actividad sexual (Flores et al; Delgadillo et al; Bedos et al.), y ha desarrollado métodos para “activar” a los machos biestimuladores mediante su exposición previa a fotoperiodos estimulatorios (Delgadillo et al; Delgadillo y Vélez; Ponce et al). Este método permite contar con machos activos durante la época de reposo reproductivo de la especie, que es cuando se requiere estimular la actividad reproductiva de las hembras. 

Llevando este concepto al extremo, recientemente se ha logrado mantener actividad reproductiva continua en un grupo de cabras mediante su exposición a lo largo del año a la presencia de machos activos, en forma natural o activados por fotoperiodo arti cial, según sea requerido (Delgadillo et al). También se han realizado investigaciones que demuestran que la conducta sexual de los machos activados es esencial para inducir la actividad reproductiva de las hembras (Vielma et al; Martínez-Alfaro et al). Finalmente, varios grupos mexicanos han estudiado diversos factores que afectan la respuesta al efecto macho (Alvarez et al; Bedos; De Santiago-Miramontes et al; Fitz-Rodríguez et al; Rivas- Muñoz et al; Urrutia-Morales et al). Como resultado de todas estas investigaciones, investigadores mexicanos han propuesto métodos prácticos para utilizar en forma óptima el efecto macho como método para inducir la actividad ovárica sin necesidad de utilizar hormonas tanto en cabras (Delgadillo; Delgadillo et al; Delgadillo y Martin), como en ovejas (Valencia et al; Álvarez y Andrade; De Lucas et al). También les ha permitido plantear métodos para mejorar la e ciencia de los tratamientos hormonales tradicionales (Alvarez et al). 

Contribuciones mexicanas3

Efecto hembra 

El efecto hembra se refiere a la capacidad de las hembras en estro para estimular tanto la conducta sexual de los machos como su secreción de gonadotropinas, andrógenos y feromonas en los machos. La importancia del efecto hembra-macho no se limita a su efecto sobre los machos, sino que indirectamente estimula también la actividad reproductiva de otras hembras al quedar estas expuestas a los machos previamente estimulados por el efecto hembra-macho. 

Investigadores mexicanos han hecho contribuciones importantes para entender los mecanismos de acción del efecto hembra (Carrillo et al; Flores-Najera et al). 

Efecto hembra-hembra 

Aunque durante muchos años se sospechó de su existencia, fueron investigadores mexicanos quienes demostraron por primera vez, tanto en ovejas (Zarco et al.), como en cabras (Álvarez et al; Ramírez et al.), que la presencia de hembras en estro induce la actividad ovárica en otras hembras aún en ausencia de machos, ya que las hembras en estro inducen directamente la secreción de gonadotropinas y la ovulación en sus compañeras en anestro. 

Contribuciones mexicanas4

El papel natural de
los fenómenos de bioestimulación reproductiva 

El entendimiento de que los diversos fenómenos de bioestimulación reproductiva no son accidentes ni artefactos experimentales, nos llevó a la conclusión de que en la naturaleza debe existir una integración entre ellos con el objeto de obtener un resultado reproductivo. 

En diversos trabajos hemos estudiado el papel que la dominancia social de las hembras juega en la forma en que las hembras interaccionan entre ellas y con los machos, así como la forma en que afecta su respuesta a la bioestimulación (Álvarez et al). Como resultado de estos estudios hemos postulado que en la naturaleza, el retorno estacional de los machos al rebaño de hembras resulta en primer lugar en un alto grado 

de contacto de estos con las hembras más dominantes, quienes serán las primeras en ovular y quedar gestantes. Sin embargo, al entrar en estro, estas hembras dominantes son muy efectivas para estimular directamente la actividad ovárica de las hembras subordinadas para que ciclen y queden gestantes inmediatamente después que las dominantes. Adicionalmente, conforme las hembras van entrando en estro los machos van siendo cada vez más estimulados, lo que los hace más efectivos para estimular a las hembras que aún faltan. Mediante estos mecanismos se explica la situación frecuentemente observada en ungulados silvestres, en los que la gran mayoría de las hembras quedan gestantes unos cuantos días después de la llegada de los machos, a pesar de lo cual las hembras dominantes son las primeras en parir, lo que les otorga a sus crías una ventaja en términos de sobrevivencia. 

Conclusiones 

El interés de diversos investigadores mexicanos por los fenómenos de bioestimulación reproductiva ha permitido no solamente entender algunos de los aspectos básicos de estos fenómenos, sino también desarrollar métodos prácticos de naturaleza “limpia, verde y ética” para regular la actividad reproductiva estacional de los pequeños rumiantes domésticos sin necesidad de administrar hormonas exógenas a los animales. 

Contribuciones mexicanas5

También ha permitido comprender mejor el papel de la bioestimulación sexual como estrategia reproductiva natural. Adicionalmente, el liderazgo académico de los investigadores mexicanos involucrados en este tema les ha permitido mantener productivas interacciones con investigadores de Francia, Australia, Estados Unidos, Uruguay y España, interacciones que han enriquecido la formación de todos los alumnos que se han involucrado en esta área de investigación y que han amplificado el impacto de las investigaciones realizadas en nuestro país. ΩC 

 

 

 

 

 


 

Fuente: Luis Alberto Zarco Quintero Facultad de Medicina Veterinaria y Zootecnia Universidad Nacional Autónoma de México 

  

Modificado por última vez enMiércoles, 23 Noviembre 2016 08:23
volver arriba