Menu

loading...

Producción (51)

Tecnologías para aumentar la producción de leche y la eficiencia reproductiva en las unidades de producción de bovinos en el trópico

La actividad ganadera en el trópico, se realiza a través de unidades de producción pecuarias (UPP) con sistemas de manejo extensivo, donde la principal fuente de alimentación para el ganado es el forraje a través del pastoreo directo de praderas con diferentes especies de pastos de calidad y productividad variable. En estas UPP, las tecnologías como la alimentación complementaria estratégica, el manejo reproductivo del ganado y el manejo del pastoreo, son poco utilizadas.

Leer más ...

Intervalo entre partos en ganado suizo por cebú en el norte de Veracruz

Reproducción:

El intervalo entre partos (IEP) en ganado bovino es un indicador del comportamiento y eficiencia reproductiva, el cual se define como la capacidad que tiene la vaca de producir una cría y una lactancia al año.

El presente trabajo se efectuó en la unidad ganadera de doble propósito ubicado en estación Topila en el Norte de Veracruz. Con el objetivo de evaluar el IEP en ganado de doble propósito con respecto a la época de parto del año y sexo de la cría, se analizaron 131 registros reproductivos de ganado Suizo x Cebú de los años 2009 al 2012 de una unidad ganadera. Los resultados arrojaron una media general de 507.26 días de IEP. Las medias para las épocas seca, lluviosa e invernal fueron 527.93, 499.18 y 494.09 respectivamente, no existiendo diferencias (p>0.05) entre ellas. Las medias en relación al sexo de los becerros criados fueron 535.61 días para machos y 485.43 para hembras. Con los resultados obtenidos en este trabajo se concluye que no hay diferencia entre las épocas en relación con el IEP, no así en relación al sexo de las crías, en donde resulta ser mayor cuando el sexo del becerro es macho. La ganadería de doble propósito es el sistema de producción más importante en México y se desarrolla principalmente en las regiones tropicales del país. Más del 40% del inventario bovino se concentra en las Costas del Golfo de México y comprende los estados de Tamaulipas, Veracruz, Tabasco, Campeche, Quintana Roo y Yucatán.

En el estado de Veracruz, la ganadería de doble propósito es el principal sistema de producción de bovinos y es una de las actividades que más aportan a la economía del estado. Se lleva a cabo en el 43% de la superficie estatal distribuidos en 10 de los 12 distritos de desarrollo rural. Su importancia a nivel nacional se refleja por el primer lugar que ocupa en la producción de carne bovina con 234 mil toneladas de carne y sexto lugar en producción de leche con 720 millones de litros de leche anuales.

 Intervalo1

La ganadería tradicional de doble propósito en México utiliza razas cebuínas y sus cruzas con Suizo, Holstein y Simmental. Generalmente emplea bajos insumos y escaso uso de tecnología para la producción de carne y leche, ya que combina el ordeño con el amamantamiento de los becerros hasta el destete. Para que éste tipo de ganadería sea rentable, la vaca debe tener un intervalo entre partos de 360 a 390 días, destetar un becerro por vaca cada año y producir una cantidad adecuada de leche para su venta.

El Intervalo Entre Partos (IEP) se define como el tiempo que transcurre entre un parto y otro en una misma hembra y es una de las mejores maneras de evaluar la eficiencia reproductiva en un hato bovino. En el trópico mexicano existen rangos de IEP muy variables, que pueden ser tan cortos como 365 días reportado por Escobar; o tan largos de 803 días publicado por Silva; López.

Diferentes autores coinciden en que algunos de los factores que afectan el IEP son el genotipo, época, número de parto y año de parto. El medio ambiente en el trópico (disponibilidad de agua y forraje) y el grupo racial del hato son considerados como los factores con mayor incidencia en el comportamiento reproductivo de los hatos en el trópico. Por lo que el objetivo del trabajo presente fue evaluar el IEP en una unidad ganadera de doble propósito en el norte de Veracruz con respecto a la época del año y sexo de la cría.

MATERIALES Y MÉTODOS
El presente trabajo se efectuó en la unidad ganadera de doble propósito ubicado en estación Topila en el municipio de Tampico Alto al Norte de Veracruz, en las coordenadas latitud 22° 06 ´55” N y longitud 97° 58 ´00” W. El clima en esta zona es subtropical húmedo con una temporada seca de febrero a mayo y lluvias de junio a noviembre predominantemente, presenta una precipitación y temperatura media anual de 1200 mm y 26 °C respectivamente. En la unidad de producción la alimentación es en base a pastoreo rotacional intensivo utilizando praderas mixtas de Tanzania (Panicum maximum), Estrella de África (Cynodon plectos- tachium) y Leucaena (Leucaena leucocephala), durante todo el año y en época de seca se suplementa con sorgo molido, pollinaza y silo de sorgo, además de minerales a libre acceso en los potreros.

Durante las ordeñas se les ofrece a los animales 2 kg/día de alimento comercial con 18% de proteína cruda. Los becerros se manejan mediante amamantamiento restringido ofreciéndoles un cuarto de la ubre, dos veces al día hasta cumplir los tres meses de edad.

Se analizaron 131 registros reproductivos de ganado de raza Suizo x Cebú de los años 2009 al 2012 en dónde se asienta, fecha de parto y sexo del becerro nacido, entre otros datos. Para evaluar la variable época de parto del año estas se clasificaron en: seca (febrero - mayo), lluviosa (junio - septiembre) e invernal (octubre - enero).

El modelo estadístico que se utilizó fue: Yij = μ + Ei + Sj + (ES)ij + Eij  Dónde: Yij = variable a observar. μ = media general. Ei = efecto de la i-ésima época de parto. Sj = efecto del j-ésimo sexo. (ES)ij = interacción de la i-ésima época de parto con el j-ésimo sexo. Eij = error experimental. Y se realizó un análisis de varianza para determinar efecto de época de parto y sexo del becerro nacido.

Así también se realizó una prueba de Tuckey para determinar las diferencias entre épocas y sexo de los becerros criados.

RESULTADOS Y DISCUSIÓN
Los resultados arrojaron una media general para IEP de 507.26 días (Tabla 1), superior a Arellano et al., quienes reportan una media de 415.65 días en la misma zona y a los resultados obtenidos por Hernández-Reyes; con el mismo tipo de ganado (suizo x cebú) con una media de 423.7 días. En la Tabla 1 se observa que no existe efecto de época.

Las medias para las épocas seca, lluviosa e invernal fueron 527.93, 499.18 y 494.09 respectivamente (Tabla 2), coincidiendo con Arellano et. al, quienes tampoco encontraron diferencias entre épocas, aunque las medias reportadas fueron inferiores a este trabajo; no así con los resultados reportados por Hernández-Reyes et. al; quienes obtuvieron mejores IEP en época lluviosa. Para el caso de sexo del becerro nacido si se encontró diferencia p < 0.05) (Tabla 1).

Las medias fueron 535.61 días para machos y 485.43 para hembras (Tabla 3) en donde se observan rangos de IEP mayores cuando el becerro nacido es macho a diferencia de Magaña et. al; que en un trabajo similar con ganado cebú, no encontraron variación en el IEP con relación al sexo del becerro nacido, lo que a la luz de nuestros resultados da pie a considerar que el sexo del becerro criado influye en la longitud del IEP. No se encontró diferencia (p<0.05) para la interacción época*sexo del becerro criado.

CONCLUSIÓN
Con los resultados obtenidos en este trabajo se concluye que no hay diferencia entre las épocas en relación con el IEP bajo las condiciones en las que se efectúo el estudio. No así en relación al sexo del becerro criado, en donde resulta ser mayor cuando el sexo del becerro es macho lo que da pie a futuras investigaciones para determinar la causa de este acontecimiento.

AGRADECIMIENTOS
Agradezco ampliamente al M.C. Carlos Wild Santamaría por las observaciones y sugerencias realizadas durante la elaboración de éste artículo. ΩC


Autor/es: Brenda Italia López Coronado1María Sofía Arellano Cornejo1 Fernando Briones Encinia2 Ricardo Velasco Carrillo1. 1. Instituto Tecnológico de Altamira, Carretera Tampico-Mante km 24.5 Altamira, Tamaulipas. 2. Unidad Académica Multidisciplinaria Agronomía y Ciencias de la Universidad Autónoma de Tamaulipas.

Leer más ...

Comparación de un sustrato gluconeogénico y una levadura sobre la productividad y costo de 1.0 kg de carne en toretes suizo x cebú semiestibulados en el trópico seco de Veracruz

Producción:

El estudio tuvo como objetivo comparar el efecto de sustrato gluconeogénico (1, 2 propanodiol) y una levadura viva de Sacharomyces cerevisiae sobre las ganancias de peso, pesos acumulados y costo de 1.0 kg de carne de becerros destetados Suizo x Cebú bajo semiestabulación en el trópico seco de Veracruz.

El estudio duró 120 días y se utilizaron 60 becerros destetados, enteros, encastados de Suizo x Cebú con un peso y edad promedio 250 kg ± 14.5 kg y 14.0 meses respectivamente. Los animales se distribuyeron aleatoriamente en tres grupos de 20 animales cada uno quedando los tratamientos de la siguiente manera: Tratamiento 1 (testigo): pastoreo más complementación alimenticia al 1% del peso vivo; Tratamiento 2: pastoreo más complementación alimenticia al 1% de peso vivo más 30.0g de sustrato gluconeogénico/animal/día mezclado en el alimento y Tratamiento 3: Pastoreo más complementación alimenticia al 1% de peso vivo más 20.0g de levadura viva de S. cerevisiae/animal/día mezclada en alimento. Los pesos iniciales de cada grupo fueron sometidos a un análisis de covarianza y los resultados de ganancias de peso, pesos acumulados y consumos de materia seca se analizaron mediante un ANDEVA para diseños completamente al azar, siendo las medias comparadas con la prueba de Tukey. En los pesos finales, en el tratamiento 2 existió un efecto positivo del sustrato gluconeogénico sobre el peso final del grupo siendo de 377.25 kg existiendo diferencias estadísticamente significativas (P<0.05) en comparación con T1 y T3 que tuvieron 360.0 y 370.1 kg respectivamente, siendo las diferencias de peso/animal mayores en T2 en relación de T1 con 17.25 kg y con T3 de 7.15 kg. Las ganancias diarias de peso (GDP) se vieron fuertemente afectadas por la suplementación diaria del sustrato gluconeogénico (SG), siendo para T1, T2 y T3 de 0.935, 1.060 y 0.955 kg respectivamente, siendo T2 estadísticamente superior a T1 y T2 (P<0.05). En la ganancia de peso acumulada por grupo también se observó que el mayor peso (P<0.05) se obtuvo en T2 con 2,542 kg, seguido de T3 con 2,292 kg y por último el T1 con 2,246 kg, siendo las diferencias de T2 con T1 y T3 de 296.0 y 250.0 kg (P<0.05) respectivamente. Se concluye que el sustrato gluconeogénico en el complemento alimenticio, mejoró las ganancias de peso, pesos acumulados y disminuyó el costo de producción de un kilogramo de carne por lo que se puede recomendar su uso para preparar becerros de destete a la media ceba en el trópico.

comparacion1

En el trópico seco y húmedo de Veracruz, los ganaderos adquieren becerros destetados (180 kg) para desarrollarlos hasta la “media ceba” (380-400 kg) y posteriormente comercializarlos a los corrales de engorda. Para esto, se utiliza la combinación del pastoreo directo de los forrajes con una complementación alimenticia nutricionalmente rica en proteína, energía y minerales cuya finalidad es incrementar la tasa de ganancia de peso, eficiencia alimenticia y reducir los ciclos de crecimiento del ganado a fin de recuperar lo más rápido posible el capital invertido. En el trópico cuando no se utiliza una complementación alimenticia en el ganado después del destete, los ciclos de crecimiento son muy largos (15-16 meses) ya que el problema son las bajas ganancias de peso (350-400 g/día) por lo que los ganaderos recuperan el capital invertido a muy largo plazo.

Por lo anterior, es muy importante reducir los ciclos de media ceba los cuales pueden disminuirse a 8 meses utilizando el sistema semiestabulado, evitándose que los ganaderos se descapitalicen económicamente al vender sus toretes en ciclos largos volviéndose la actividad ganadera ineficiente y poco rentable (Livas). Una opción económica para los productores de toretes de media ceba en pastoreo, es el uso de promotores de crecimiento orientados a:
a). incrementar las ganancias de peso a un bajo costo,
b). que no dejen residuos tóxicos en la carne o leche destinada al consumo humano y
c). reducir los ciclos de crecimiento.

Algunos de estos promotores que deben estudiarse más profundamente son los denominados sustratos gluconeogénicos y las levaduras vivas. Los sustratos gluconeogénicos pueden ser aminoácidos, lactatos, propionatos y glicoles los cuales aportan energía y son diferentes a las fuentes energéticas tradicionales como los granos de cereales, aceites y cebo (Lehninger; Medeles); mientras que las levaduras pueden mejorar el pH ruminal, la concentración de ácidos grasos volátiles y mejorar la digestibilidad y conversión alimenticia.

Objetivos
Comparar el efecto de sustrato gluconeogénico (1, 2 propanodiol) y una levadura viva a base de Sacharomyces cerevisiae sobre las ganancias de peso, pesos acumulados y costo de 1.0 kg de carne de becerros Suizo x Cebú bajo un sistema semiestabulado en el trópico seco de Veracruz.

Material y Métodos
El estudio duró 120 días y se realizó en la región centro-norte del estado de Veracruz, México, en la finca “El Diamante” dedicada a la producción de toretes de “media ceba” (380-400 kg) para el abasto a las engordas de bovinos en corral. La finca se localiza en el municipio de Vega de Alatorre, Ver. El Clima del área es tropical cálido-seco (Am) W” (e) con sequía de marzo-agosto, lluvias de agosto-octubre y una estación fría de noviembre-febrero. La temperatura media anual de 24°C y la precipitación pluvial media anual es de 1200 mm. El estudio duró 120 días y se utilizaron 60 becerros enteros encastados de Suizo x Cebú destetados, con un peso y edad promedio 250 kg ± 14.5 kg y 14.0 meses respectivamente. Los animales se distribuyeron aleatoriamente en tres grupos de 20 animales cada uno quedando los tratamientos formados de la siguiente manera: Tratamiento 1 (testigo): pastoreo más complementación alimenticia al 1% del peso vivo/animal/día; Tratamiento 2: pastoreo más complementación alimenticia al 1% de peso vivo más 30.0g de sustrato gluconeogénico/animal/día mezclado en el alimento y Tratamiento 3: Pastoreo más complementación alimenticia al 1% de peso vivo más 20.0g de levadura viva de
S. cerevisiae/animal/día mezclada en alimento. Los animales pastaron en 18.0 hectáreas establecidas con zacate Estrella de África (Cynodon plectostachyus) divididas en 3 áreas de 6.0 ha cada una correspondientes a cada tratamiento estudiado; dichas áreas fueron subdivididas a su vez en 6 fracciones. El sistema de pastoreo fue rotacional intensivo con 4 días de ocupación y 20 días de descanso utilizándose una carga inicial de1.85 UA/ha y final de 2.8 UA/ha, siendo la carga promedio de 2.32 UA/ha.

El complemento alimenticio suministrado al ganado se ofreció diariamente a las 8:00 am, a razón del 1% del peso vivo y mensualmente se ajustó el consumo de cada tratamiento de acuerdo al peso promedio de cada lote experimental. En el cuadro 1, se presenta la composición y costo por tonelada del complemento alimenticio ofrecido en el estudio. El manejo sanitario de los animales consistió en la inmunización con la bacterina doble (carbón sintomático-edema maligno), vacunación contra el derriengue utilizando la cepa Acatlán. Asimismo, los becerros se desparasitaron contra nematodos gastroentéricos con doramectina a una dosis de 200 microgramos/kg de peso vivo y se bañaron contra garrapatas y sarna cada 30 días con amidinas Los pesajes se realizaron al inicio del estudio y mensualmente hasta el final del estudio. Los pesos iniciales de cada grupo experimental fueron sometidos a un análisis de covarianza y los resultados de ganancias de peso, pesos acumulados y consumos de materia seca se analizaron mediante un ANDEVA para diseños completamente al azar, siendo las medias comparadas con la prueba de Tukey. El costo de producción de un kg de carne se determinó considerando los costos fijos (equipo con motor, cerco eléctrico, mano de obra e instalaciones) y los costos variables (animales, medicamento, fletes, promotores de crecimiento y alimento), restando al final del estudio los costos fijos y variables a los ingresos totales de los kilos ganados/tratamiento.

Resultados y Discusión
En el cuadro 2, se presentan los índices productivos de los becerros en crecimiento hasta los 120 días de estudio, observándose que los pesos iniciales para T1, T2 y T3 fueron de 247.7, 250.1 y 255.5 kg respectivamente (P>0.05), por lo que en ninguno de los valores se observaron diferencias estadísticamente significativas (P<0.05) que pudiesen influir en el peso final de cada tratamiento. Asimismo, se observa que en el tratamiento 2 existió un efecto positivo del sustrato gluconeogénico sobre el peso final del grupo siendo de 377.25 kg existiendo diferencias estadísticamente significativas (P<0.05) en comparación con T1 y T3 que tuvieron 360.0 y 370.1 kg respectivamente, siendo las diferencias de peso/animal mayores en T2 en relación de T1 con 17.25 kg y con T3 de 7.15 kg.

En el mismo cuadro (2), se observa que las ganancias diarias de peso (GDP) se vieron fuertemente afectadas por la suplementación diaria del sustrato gluconeogénico (SG), siendo para T1, T2 y T3 de 0.935, 1.060 y 0.955 kg respectivamente, siendo T2 estadísticamente superior a T1 y T2 (P<0.05).
Los resultados en GDP con la suplementación del sustrato gluconeogénico (T2), son debidos a que el SG proporcionó diariamente un mayor aporte de energía neta de mantenimiento (Enm) y de ganancia (Eng) a los becerros, traduciéndose en mayores incrementos de peso. Lo anterior, está muy relacionado al consumo de energía ya que se sabe que el ganado que es limitado en energía como es el de pastoreo, presenta una mejor respuesta en las ganancias de peso cuando es suplementado con energía debido a que ésta provoca una mayor secreción de insulina, hormona del crecimiento (HC) así como del factor de crecimiento similar a la insulina (IGF-1) el cual estimula fuertemente el crecimiento animal. En el caso de la levadura viva, a pesar de que colabora de forma importante en la estabilización del pH ruminal y mejora la producción de proteína bacteriana para ser digerida en el intestino, quizás la menor respuesta fue por la falta de una mayor concentración de energía metabolizable diariamente. La ganancia de peso acumulada/animal, también se vio afectada positivamente en el T2 siendo ésta de 127.1 kg, mientras que en T1 y T2 fue de 112.3 y 114.6 kg respectivamente (P<0.05). En cuanto a la ganancia de peso acumulada por grupo, también se observó que el mayor peso (P<0.05) se obtuvo en T2 con 2,542 kg, seguido de T3 con 2,292 kg y por último el T1 con 2,246 kg, siendo las diferencias de T2 con T1 y T3 de 296.0 y 250.0 kg (P<0.05) respectivamente. El costo de producción de 1.0 kg de carne para T1, T2 y T3 fue de $29.00, $28.90 y $29.70 respectivamente.

Conclusiones
Se concluye que el uso del sustrato gluconeogénico mezclado con el complemento alimenticio, mejoró de forma importante las ganancias de peso, pesos acumulados y disminuyó el costo de producción de un kilogramo de carne por lo que se recomienda utilizarlo para preparar becerros a la media ceba en pastoreo tropical. ΩC


Autor/es: Livas, C.F y Medeles, O.R.J

Leer más ...

Modelización de una explotación ganadera extensiva criadora de basalto (Segunda parte)

Producción:

Los resultados de la simulación del MEGanE por estación (Figura 3) muestran la relación directa entre el valor del coefClima y la disponibilidad de MS, en todas las situaciones simuladas. A mayor valor de coefClima, mayor es la producción de MS. La relación entre el clima y la fisiología vegetal ha sido ampliamente estudiada, pero más específicamente en el basalto. Bettolli et al., encontraron que el conjunto de variables estimadoras de la tasa de crecimiento de la pastura (relacionadas a las precipitaciones y temperatura) dependen principalmente del tipo de suelo y de la época del año, donde la variabilidad meteorológica explica parte de los resultados de la variación en el rendimiento de la pastura. Por otra parte, la altura de la pastura al inicio de la estación afecta también la producción de MS de la misma. Como se aprecia en la Figura 3, contrastando las situaciones de 3 cm vs. 7 cm de altura al inicio de la estación, la baja altura inicial afecta negativamente la acumulación de MS en cualquier estación. El MEGanE sugiere que con mayores alturas iniciales en estaciones con mayor potenciales de crecimiento de la pastura (primavera y verano), la acumulación de MS es mayor. El modelo actúa emulando el principio que una mayor cantidad de área foliar produce más MS (Saldanha), y ello hace que pueda ser usado para comparar distintos manejos de la pastura, y hace posible estudiar las consecuencias de distintas estrategias de manejo.

modelizacion1

Ganancia de peso
Para presentar el análisis del MEGanE con respecto a la performance animal, en la Figura 4 se presentan los resultados de simulación de la GMD, para cada estación, considerando tres situaciones climáticas (idénticas a las simuladas anteriormente) y tres dotaciones iniciales, para un potrero de 50 has. Las dotaciones iniciales surgen de variar el número de animales –novillos– al inicio de la estación (30, 45 y 60 cabezas, para cada estación y cada coefClima considerados), con un peso inicial de 300 kg de peso/cabeza. La altura inicial de la pastura fue de 7 cm en cada estación.

Los resultados de la simulación del MEGanE (Figura 4) muestran que el aumento de la dotación inicial –para cualquier coefClima y en todas las estaciones– reduce la GMD. Asimismo, el aumento del coefClima tiene el efecto opuesto. La distribución anual de la GMD sigue los valores de la oferta forrajera, registrándose las mayores ganancias de peso en primavera (0,547 kg/cabeza/día, para una dotación inicial de 0,47 UG/ha y un coefClima de 1,5) y las mayores pérdidas de peso en invierno (-0,144 kg/cabeza/ día, para una dotación inicial de 0,95 UG/ha y un coefClima de 0,5). Los resultados de GMD obtenidos en la simulación están comprendidos dentro del rango publicado por Gómez Miller, quién plantea que pueden esperarse ganancias individuales de 0,250 a 0,350 kg/día en suelos de basalto. Asimismo, en una experiencia publicada por Brito et al., en novillos de sobreaño sobre CN de basalto, obtuvieron GMD de 0,140 kg/cabeza/día. Por otra parte, la variación estacional de la resultante de la simulación con el MEGanE (Figura 4), está de acuerdo con Pigurina et al. Estos autores reportaron ganancias de 0,196, 0,089, 0,915 y 0,351 kg/cabeza/día en otoño, invierno, primavera y verano respectivamente. Los autores concluyen que para obtener tasas de ganancia aceptables el engorde a campo debería manejarse con dotaciones inferiores a 0,8 UG/ha. Si bien el rango de GMD máximas que se pueden lograr en basalto resulta ser amplio, los resultados de la simulación caen dentro del mismo; sin embargo, el modelo en su estado actual parece subestimar la pérdida de peso invernal y la ganancia de peso primaveral. Cabe recordar que los criterios establecidos por el panel de expertos limita la ganancia de peso individual a 0,652 y 0,430 kg/cabeza/día (primavera y el resto de las estaciones, respectivamente).

Con el objetivo de evaluar la respuesta de la ganancia de peso anual por hectárea (GPHa) al aumento de la dotación inicial, y así contrastarla con el modelo de «carga óptima» (Mott), se realizó una simulación para cada estación, variando la cantidad inicial de novillos (de 0 a 100 animales) de 300 kg de peso en 50 ha, con una TCMS promedio para cada estación (coefClima=1).

En la simulación, la GPHa respuesta a la dotación inicial puede ser descrita por una curva cuadrática (p<0,01). Por su parte, la GMD disminuyó con el aumento de la dotación inicial (Figura 5a).

En años «normales» (coefClima=1; Figura 5a), los valores de las dotaciones en las que se obtiene la máxima GPHa (0,87 UG/ha), pueden ser comparables –aunque levemente superiores– con los resultados por Berreta y Bemhaja, quienes consideran que la capacidad de carga promedio anual de un campo representativo de basalto es de 0,67 UG/ha. El efecto del coefClima se traduce en una variación en la carga de máxima GPHa (Figura 5b) yendo de 0,53 a 1,18 UG/ha, para un «año malo» y uno «bueno» (coefClima=0,5 y 1,5, respectivamente). La variación del coefClima puede ayudar a establecer criterios de «carga segura» y «carga óptima» (Pereira), en función del desvío de la TCMS con respecto a un promedio histórico, calculado por teledetección.

Cabe destacar que la respuesta obtenida (Figura 5) es otro indicador de coherencia del MEGanE a un modelo teórico-conceptual de difícil evaluación práctica (Berreta). Este tipo de respuestas no fue introducido a priori en el modelo (input), sino que es un resultado emergente de la simulación (output).

Eficiencia de cosecha
El MEGanE genera otros output que pueden servir como indicadores de coherencia, tales como la eficiencia de cosecha (EC: MS consumida/MS ofrecida). La Figura 6 presenta la relación entre la EC y la dotación (con los mismos criterios de simulación anterior, para un coefClima=1). La EC en función de la dotación muestra la relación lineal (p<0,01; Figura 6) entre el aumento de la presión de pastoreo por los animales y la misma (Rhades). Los resultados concuerdan con Rodríguez et al., quienes observaron una relación lineal entre ambos parámetros. Por otra parte, Saldanha; publicó una utilización del forraje en base a la disponibilidad de pastura en torno a 40% para campos naturales de basalto.

Preñez y condición corporal
El porcentaje de preñez (PP) es uno de los principales indicadores de eficiencia reproductiva del rodeo de cría.

Este indicador está a su vez relacionado con la CC (Quintans).

Para evidenciar la relación entre la CC y el PP, se realizó una simulación para un año «normal» (coefClima=1 en todas las estaciones) y un año «desfavorable» (coefClima=1 en otoño-invierno, y 0,5 en primavera-verano), con el fin de generar un escenario con crisis forrajera primaveral-estival. La simulación fue realizada para un rodeo de vacas de cría (50 cabezas en 50 hectáreas), con un peso inicial de 340 kg.


Los resultados de la CC y PP resultante se presentan en la Figura 7.

Como se observa en la Figura 7, en la simulación la CC y el PP están directamente relacionados. La diferencia de PP entre las dos situaciones contrastantes, muestra una caída en la preñez de 17% con la disminución de 1 punto de CC. Los resultados de la preñez en relación con la CC son similares a los obtenidos por Quintans, quien publicó resultados de PP para vacas con CC=4,5 del orden de 80% y para vacas con CC=3,5, en torno a 60%.

Simulación de resultados de una explotación criadora en crisis forrajera
Para probar el funcionamiento del MEGanE en situación de crisis forrajera, se realizó una simulación con los coefClima calculados en función de la publicación de Berreta y Bemhaja., quienes trabajaron con las TCMS del período 1980-1994, en el que ocurrió una crisis forrajera histórica (1988-1989). La situación inicial simulada fue para una superficie de 500 ha (verano de 1988), para dos tamaños de rodeo (500 y 300 vacas de cría). Para lograr establecer una diferencia en la dotación total del sistema, la simulación se realizó de modo de no tomar ninguna medida en momentos de crisis forrajera, como pudo haber sido la reducción de dotación.

Los resultados de la altura del pasto, GMD y dotación para los dos tamaños de rodeo simulados se presentan en la Figura 8.

Como se aprecia en la Figura 8, la altura del pasto comienza siendo levemente inferior para la simulación de la explotación con rodeo más grande (500 cabezas), hasta el momento crítico de crisis forrajera (indicada con una flecha en la Figura 8). En la crisis forrajera del verano de 1989 el resultado de la simulación arrojó una mortalidad de 97% del rodeo. A partir de este momento crítico, y debido al reducido número de animales, la altura promedio de la pastura fue mayor en la explotación que comenzó con mayor dotación, hasta el final de la simulación. La GMD evoluciona acorde a la altura de la pastura, y ésta responde al coefClima y a la cantidad de animales. La baja dotación inicial (0,6 UG/ha) de la explotación simulada permitió evitar la mortalidad excepcional del verano del 1989 (que diezmó las existencias de vacunos en el país en 15,6%) (OPP et al).

Por otro lado, el resultado del porcentaje de preñez del verano del 1989 para las dos situaciones fue de 88% y 0%, con una CC promedio en ese período de 3,2 y 2,0, para las explotaciones de baja y alta dotación, respectivamente. Los resultados obtenidos están de acuerdo con la constatación de Pigurina et al., quienes afirman que para el basalto, una dotación de 1 UG/ha resulta excesiva para mantener coeficientes reproductivos aceptables en el largo plazo. Los resultados obtenidos concuerdan también con algunas prácticas de manejo, donde los productores que trabajan con carga ajustada (0,6-0,7 UG/ha), pueden reducirla a 0,5 en caso de crisis forrajera (Bartaburu et al).

Conclusiones
El MEGanE en su estado actual simula en forma adecuada el funcionamiento físico-biológico de una explotación criadora extensiva sobre el basalto, dentro de un espectro muy amplio de situaciones. Los resultados de las simulaciones realizadas están comprendidos dentro de los valores generados por la investigación nacional y se encuentran dentro del nivel de confiabilidad de los mismos.

El modelo, al ser definido solamente por tres ecuaciones: crecimiento del pasto (Ecuación 1), ganancia de peso (Ecuación 2) y el porcentaje preñez (Ecuación 6) –que se revisan en este artículo– lo hacen un modelo sencillo, inspeccionable y robusto. No es necesario confiar en los modelizadores. Los usuarios pueden revisar las ecuaciones y la lógica general que determina la simulación. Los resultados productivos surgen de la interacción del conjunto de variables (por ejemplo la preñez esperada y la eficiencia de cosecha, entre otros), y no dependen de la opinión de los expertos. Por otro lado, la modificación de sus coeficientes (ecuaciones 1 a 5) permite simular otras situaciones productivas, fuera de basalto u otras razas.

Asimismo, el MEGanE responde al indicador de la condición meteorológica (coefClima), de modo que permite simular escenarios con diferentes tasas de crecimiento de la pastura.

El modelo, tal cual fue concebido, tiene el potencial de ser una herramienta de comunicación con los productores ganaderos. El MEGanE será usado en la construcción participativa de herramientas de manejo de rodeo, con una simultánea calibración del mismo en el campo.

Además, se está usando en la realización de juegos interactivos en línea, en la lógica de «simulador de vuelo» y «experiencias virtuales» (Bousquet et al).

Agradecimientos
Agradecemos al INIA (FPTA 286) y al proyecto al MOUVE (ANR 2010 STRA 005, Francia) por la ayuda financiera para el desarrollo del modelo. Asimismo, agradecemos a los compañeros del IPA por su apoyo, y a todos los colegas y productores que colaboraron en el desarrollo de esta herramienta. ΩC


Autor/es: Francisco Dieguez
De: Instituto Plan Agropecuario
Lugar: Jornadas Internacionales de Actualización Ganadera para la Pampa Húmeda - JIAGPH 2014

Leer más ...

Factores que afectan el peso al nacer y al destete en bovinos de raza Brahman

Producción:

Se analizó la información de 58,257 registros de animales para peso al nacer (PN) y 57,045 para peso al destete (PD) de bovinos de la raza Brahman, nacidos durante los años 1993 a 2012.

El modelo de ambas variables incluyó los efectos del año, época de nacimiento y sexo, también se consideraron las interacciones simples de los efectos. Las medias generales de PN y PD fueron de 32±3.21 y 188±37.65 kg, respectivamente. Para la variable PN los efectos de año, época y sexo resultaron altamente significativos (P < 0.001). En este sentido se pudo observar que en el año de 1996 los becerros presentaron pesos menores con respecto al año 2005. Por otra parte, el PN de los bovinos nacidos en la época húmeda fueron superiores (32.7 kg) a los nacidos durante la época seca (32.5 kg) y el peso de los machos superaron a las hembras con 2 kg en promedio. Para la variable PD los efectos de año y sexo resultaron altamente significativos (P < 0.001). Se observó una tendencia de crecimiento entre los años 1993 al 2011, así mismo, los machos superaron a las hembras con 19.5 kg. Por otro lado, se observó que para ambas variables el efecto de las interacciones año de nacimiento por época de nacimiento y año de nacimiento por sexo fueron significativas (P < 0.05).

Los factores ambientales son importantes para ser tomados en cuenta en las estrategias de manejo cuando se quiere incrementar la eficiencia del sistema productivo.

El crecimiento está representado por el incremento del peso del animal en diferentes etapas de su vida, el peso al nacer (PN) y el peso al destete (PD) son unos de los caracteres importantes en la selección de bovinos de carne (Ossa et al). Por lo tanto, la importancia de evaluar el crecimiento radica en que es una característica de selección tanto de hembras como de machos y de alta importancia económica para los sistemas de producción (Martínez et al.). Desde el punto de vista productivo, un PN intermedio es más adecuado, ya que pesos altos se asocian con partos distócicos y pesos muy bajos se asocian con incrementos en la mortalidad predestete de los becerros. Asimismo, el PN tiene una asociación positiva con el PD y posteriores medidas de crecimiento (Ossa et al).

Por otra parte, el PD influye en la determinación de la eficiencia económica de cualquier sistema de producción de bovinos y puede ser recomendado como criterio de selección (Ferraz et al). Estas características productivas están influenciadas por una serie de factores de tipo ambiental y genético. Entre los ambientales los más comunes son: año de nacimiento, época o mes de nacimiento, sexo del becerro, edad de la madre (medida en años o número de partos), entre otros. Por lo que es necesario valorar el grado con el cual estos factores afectan cierta característica en una determinada población (Stüve et al).

factores1

OBJETIVO
El objetivo del presente trabajo fue evaluar el efecto año, época de nacimiento y sexo del animal para las variables PN y PD en bovinos de la raza Brahman.

MATERIALES Y MÉTODOS
Fuente de datos
El estudio fue realizado con datos de pesajes provenientes del Programa de Control de Desarrollo Ponderal y avalados por la Asociación Mexicana de Criadores de Cebú (AMCC) con sede en Tampico, Tamaulipas, México. Los animales fueron pesados al menos cada 90 días, desde el nacimiento hasta aproximadamente los 550 días de edad (AMCC, 2013). La información obtenida correspondió a animales nacidos entre los años 1993 y 2012.

Edición de datos
Las variables de crecimiento consideradas en este estudio fueron el PN y PD. Para analizar la base de datos se eliminaron registros incompletos de animales, así como aquellos con padre o madre desconocidos y para la variable PD se ajustó a los 205 días de acuerdo con las recomendaciones de la Federación de Mejoramiento de Ganado de Carne de los Estados Unidos (BIF).

Modelo y análisis estadístico
Los datos fueron sometidos a un análisis de varianza utilizando el procedimiento MIXED del paquete estadístico SAS, que incluyó el efecto aleatorio del toro, y el efecto fijo de año de nacimiento, época de nacimiento y sexo. Las épocas de nacimiento fueron definidas como: 1 = seca (enero-junio) y 2 = lluvia (julio-diciembre).

  • El modelo descrito fue: Yijkl = μ + Ti + ANj + ENk + SEl + (AN*EN)jk + (AN*SE)jl + (EN*SE)kl + Eijkl
    • Donde: Yijkl = Es el peso (al nacer; al destete).
    • μ = Media general del peso (al nacer o al destete).
    • Ti = Efecto aleatorio del i-ésimo toro.
    • ANj = Efecto fijo del j-ésimo año de nacimiento.
    • ENk = Efecto fijo de la k-ésima época de nacimiento.
    • SEl = Efecto fijo del l-ésimo sexo del animal.
    • (AN*EN)jk = Efecto de la interacción año de nacimiento x época de nacimiento
    • (AN*SE)jl = Efecto de la interacción año de nacimiento x el sexo
    • (EN*SE)kl = Efecto de la interacción época de nacimiento x el sexo Eijkl = Error experimental.

RESULTADOS Y DISCUSIÓN
Peso al nacer
El peso promedio general para PN fue de 32±3.21 kg, con un coeficiente de variación de 8.2%. Estos resultados son similares a los reportados por Parra-Bracamonte et al., y Martínez et al., con una media de 32.2 y 30.7 kg, respectivamente. Por otra parte, Salamanca et al., y Martínez et al., reportan resultados inferiores de 28.9 y 26.4 kg, respectivamente. El efecto de año de nacimiento resultó significativo (P < 0.001), se puede observar que en el año 1996 los pesos fueron menores con respecto al año 2005 con una diferencia de 1.78 kg (Figura 1). Esta diferencia de peso acuerdo al año de nacimiento se puede atribuir a los cambios de manejo en el rebaño como a las variaciones climáticas entre los años. Efecto de época de nacimiento afectó en forma significativa (P<0.001) el PN. El peso de los bovinos nacidos en la época húmeda fueron superiores (32.7 kg) a los nacidos durante la época seca (32.5 kg). Estos resultados son similares a los obtenidos por Pereda-Solís et al., quienes observaron para la época seca 31 kg y para la época lluviosa 32 kg. De igual modo, el efecto del sexo fue significativo

(P < 0.001) sobre el PN. Los machos fueron superiores con una media de 33.1 kg con respecto a las hembras con 31.3 kg con una diferencia de 2 kg. Estos resultados son similares a los obtenidos por Pereda-Solís et al., quienes observaron para los machos 32 kg y para las hembras 31 kg. Por otra parte, difieren a los obtenidos por Martínez et al., para los machos 27.5 kg y para las hembras 25.3 kg. En este trabajo solo se consideraron los efectos de las interacciones simples, observándose el año de nacimiento por época de nacimiento y año de nacimiento por sexo fueron significativas (P < 0.05). Por otra parte, la interacción época de nacimiento por sexo no tuvo efecto significativo (P>0.05). Estos resultados se observaron para el PN y PD. Se observó que los becerros nacidos en el año 2010 y época lluviosa fueron los más pesados con 33.6 kg, mientras que los nacidos en el año 1997 en la época lluviosa solo alcanzaron los 31.8 kg. Estos resultados concuerdan a los reportados por Domínguez et al. De igual modo, se observó que los machos nacidos en el año 2005 fueron los más pesados con 33.1kg y las hembras nacidas en el 1995 solo alcanzaron los 30.0kg. Este efecto se debe a que la magnitud en las diferencias de peso, son generalmente a favor de los machos y difiere a través de los años (Domínguez et al).

Peso al destete
El peso promedio general fue de 188±37.7 kg, con un coeficiente de variación de 16.40%. Estos resultados difieren a los obtenidos por Martínez et al., quienes reportaron para el peso no ajustado 160.8±1.7 kg y el ajustado de 159.9±4.4 kg. Salamanca et al., reportaron resultados inferiores de 137.7±28.0 kg en bovinos de doble propósito. Sin embargo, estos resultados concuerdan a los reportados por Romero et al., con un promedio de 180 kg.

El efecto de año de nacimiento resultó significativo (P < 0.05) y se puede observar que en el año 1994 los pesos fueron menores con respecto al año 2011 con una diferencia de 33.2 kg. Estos resultados coinciden con Martínez et al., quienes señalan un efecto importante de la variación debida a los años de nacimiento.

En el efecto de época de nacimiento no se encontraron diferencias significativas (P 0> 0.05) entre la época seca y húmeda. La diferencia entre las épocas fue de 0.42 kg, lo cual puede deberse a las condiciones climáticas adversas y a la baja disponibilidad tanto en calidad como en cantidad forrajera durante ambas épocas. Estos resultados difieren a los obtenidos por Martínez et al., quienes explicaron el 11% de la variación en los pesos. Efecto del sexo, los machos fueron superiores con una media 193.3±37.2 kg con respecto a las hembras con 173.9±35.1 kg con una diferencia de 19.5 kg. Estos resultados difieren a los reportados por Martínez et al., con 166 kg para los machos y las hembras 153 kg. Por otra parte, Salamanca et al., obtuvieron un peso promedio de los machos de 143 kg y para las hembras 132 kg.

En la interacción año de nacimiento por época de nacimiento, se observó que los becerros nacidos en el año 2011 y época lluviosa fueron los más pesados con 197.1±39.9 kg, mientras que los nacidos en el año 1994 en época lluviosa solo alcanzaron los 160.3±27.8 kg. Los resultados concuerdan con Martínez et al., quienes explicaron el 6.7% de la variación en los pesos. La interacción año de nacimiento por el sexo del animal, se observó que los machos nacidos en el año 2002 en la época seca fueron los más pesados con 200.0±35.6 kg y las hembras nacidas en el 2002 en la época lluviosa solo alcanzaron los 156.6±28.4 kg. Esta interacción indica las diferencias en el comportamiento animal entre una época a otra según el año (Chin-Colli et al).

CONCLUSIONES
De acuerdo con los resultados obtenidos se concluye que el año, época y sexo afectan significativamente el PN y PD, por lo tanto, son importantes para ser tomados en cuenta en las estrategias de manejo cuando se quiere incrementar la eficiencia del sistema productivo.

AGRADECIMIENTOS
Los autores desean expresar su agradecimiento a la Asociación Mexicana de Criadores de Cebú por las facilidades prestadas para la realización del presente trabajo.ΩC


Autor/es: Nicacia Hernández Hernández1, Juan Carlos Martínez González1 Martín Antonio Ibarra Hinojosa1 Florencio Briones Encinia1 Gaspar Manuel Parra Bracamonte2 Pánfilo Saldaña Campos3 Eligio Ortega Rivas4. 1Universidad Autónoma de Tamaulipas-Facultad de Ingeniería y Ciencias. 2Instituto Politécnico Nacional-Centro de Biotecnología Genómica, Laboratorio de Biotecnología Animal. 3Instituto Tecnológico de Huejutla. Carretera Huejutla-Challahuiyapa 4Asesoría en Desarrollo Agropecuario y Genética.

Leer más ...

Costos de producción del ganado de carne en Francia: Competitividad, rentabilidad y estrategias de los ganaderos

Producción:

En Francia, la producción del ganado de carne se está enfrentando a problemas. De hecho, el beneficio medio derivado de la ganadería ha ido decreciendo en los últimos 5 años hasta 16.000€/UTA (unidad de trabajo anual) en 2012. Debido en parte al enorme aumento de los gastos relacionados con el consumo de materias primas. Los costos fijos también han aumentado, por un lado por los precios del petróleo, pero también por la ampliación y la modernización de las explotaciones. En este contexto, la gestión de los costos de producción parece la solución para abordar la delicada cuestión de los beneficios de los ganaderos.

El Instituto Francés de Ganadería (IFG), en el marco de las Redes Ganaderas, desarrolló en el 2010 un método para calcular los costos de producción, incluyendo la amortización y los costos de oportunidad. Este método se ha aplicado en casi 500 granjas bovinas monitorizadas en las redes. Los resultados muestran una mayor variabilidad en los costos entre un sistema y otro que en los beneficios. La rentabilidad no es sólo una cuestión de costos, sino que también depende del rendimiento y la productividad del trabajo. Como consecuencia, se han identificado tres estrategias para que las explotaciones sean económicamente viables.

El sistema de monitorización de las Redes Ganaderas
Dentro de Europa, Francia se encuentra entre los tres primeros países en número de rumiantes. Tiene el mayor número de rebaños de vacuno (19 de 89 millones de cabezas). Es el sexto en número de ovejas (8 de 91 millones de cabezas), y el tercero en número de cabras (1,3 de 11 millones de cabezas– fuente: Eurostat). La ganadería está fuertemente ligada a la producción de hierba y las cosechas. Por lo tanto, se distribuye por todo el territorio, en relación con la diversidad geográfica de Francia, los tipos de suelo y el clima de norte a sur y de este a oeste.

El sistema de Redes Ganaderas se ha establecido para desarrollar la producción de herbívoros. El objetivo principal es observar la diversidad de las explotaciones ganaderas, para identificar y apoyar los sistemas de innovación y para transmitir conocimiento a través de puntos de referencia, herramientas, métodos, formación y publicaciones. Como fruto de la historia del desarrollo agrícola francés, estas redes se encuentran por toda Francia y están organizadas a nivel local. Trabajan en colaboración entre 1900 ganaderos, 210 personas de la Cámara Agrícola y 35 profesionales del Instituto Francés de Ganadería.

costos1

El enfoque global se utiliza para supervisar los datos estructurales, técnicos y económicos de las explotaciones. De acuerdo con el concepto de desarrollo sostenible, están cubiertas la viabilidad y la competitividad, la calidad de vida y las condiciones laborales e, incluso, los asuntos ambientales.

Acercamiento al sector bovino: Cada año, se monitorizan más de 500 granjas bovinas de acuerdo con los estándares de las Redes Ganaderas en toda Francia. Los sistemas se definen en función del tipo de bovino vendido. Los principales sistemas franceses son (figura 1):
• Sistemas especializados vaca-ternero (VT): producen terneros machos y hembras destetados para engorde.
• Sistemas especializados vaca-ternero hasta acabado (VTA): se engordan los terneros nacidos en la explotación. La edad para llevarlos al matadero varía entre los añojos (menos de un año) y los bueyes.
• Sistemas VT/VTA + producción de cereales: explotación diversificada en la que la producción de carne se encuentra anexa a la producción de cereales. Los dos negocios interactúan a nivel de explotación.
• Sistemas “Veaux sous la mère” (de ternero lactante): los terneros se dejan con la madre y se les permite mamar. Se sacrifican a los 6 meses de edad. La carne es blanca.
• Sistemas “Veaux d’Aveyron” (lactancia mixta): los terneros se dejan con la madre, se les permite mamar y se les alimenta con cereales. Se llevan al matadero a los 7/9 meses. La carne es rosada.
• Sistemas de cebo: compran terneros para engordarlos.
• Granjas sin suelo: granja diversificada en la que una empresa de vacuno está anexa a una explotación sin suelo (aves, cerdo…).
• Ganadería orgánica.

El sector de la carne de ganado en Francia: números clave (fuente: GEB- Instituto Francés de Ganadería- 2011):

• 4.149 mil vacas de carne (3.673 mil vacas lecheras)
• Razas principales: Charolesa (38%), Limusina (26%)
• Producción total (2010): 3.739 miles de cabezas, sin terneros.
• Consumo de carne: 24kg/habitante/año.
• Comercio internacional (2010):
• Importaciones: 1.376 millones de €
• Exportaciones: 2.201 millones de € Esta diversidad de sistemas manifiesta una de las características del sector de vacuno de carne: no hay UN tipo de animal, sino varios tipos dependiendo del sexo, la edad, la etapa de engorde…

El método de los costos de producción
Cálculo de los costos de producción: El método de los costos de producción desarrollado en el 2010 por el IFG viene directamente del deseo de las Redes Ganaderas de medir y fortalecer la competitividad de las explotaciones bovinas de carne. En un contexto de mercado global y volátil, los ganaderos necesitan evaluar sus costos de producción por unidad producida para identificar los puntos de acción. Todos los costos se dividen entre la producción de peso vivo (PV) y se expresan en €/100kg PV. La competitividad, como resultado, se mide por el uso de los inputs (recursos consumidos), el equipamiento y los servicios en relación con el nivel de producción. Finalmente, se calculan los costos a nivel de empresa (unidades de ganado y tierras) y no a nivel de finca, a fin de centrarse sólo en el sector de la carne de vacuno.

Este método es específico porque se tienen en cuenta todos los costos, incluídos los costos no mesurables. En concreto, se suman tres tipos de costos (figura 2):

• Cash costs (Costos monetarios): inputs (alimento, fertilizantes, semillas, pesticidas…), veterinario y medicamentos, mantenimiento de la maquinaria y los edificios, combustible y otras energías, seguros e impuestos… Como nota al margen, se utilizan los costos de producción de los cereales cultivados en la explotación en vez de los precios de mercado.

• Costos de amortización: de la maquinaria y los edificios…

• Costos de oportunidad

- Por trabajo del productor: 1,5 x salario mínimo (casi 26.000€ net/UTA en 2012)

- Por tierras en propiedad: tasa de arrendamiento de tierra regional (no más de 250€/ha)

- Por capital: alrededor del 2% de tipo de interés

Los beneficios también son cuestión del rendimiento y la productividad:
Más que en los costos, los productores están interesados en los beneficios. Los costos de producción son sólo una parte del asunto.

De hecho, los beneficios están formados por el equilibrio entre los costos, el nivel de producción por UTA y los ingresos (figura 3).

El método permite calcular un beneficio habilitado, que es la diferencia entre los ingresos (ventas + subsidios) y los costos de producción antes del pago del trabajo (figura 4). En otras palabras, el beneficio habilitado es la parte de los ingresos conseguidos por la producción que queda después de pagar todos los gastos, incluyendo amortizaciones, tierras en propiedad y capital.

Alta variabilidad de los costos, menor variabilidad en los beneficios
Costos de producción:

niveles, variabilidad y composición Los niveles de los costos de producción dependen del sistema y la productividad: cuanto mayor es la productividad, menores son los costos. Lógicamente, los sistemas con ciclos de producción cortos (por ejemplo, terneros) producen menos carne que los sistemas con ciclos de producción largos. Como resultado, hay una variabilidad importante entre unos sistemas y otros. Los costos de producción más altos se dan en los sistemas “veaux sous la mère”– alrededor de 700 €/100kgPV– y los más bajos, en los sistemas de cebo – alrededor de 210 €/100kgPV.

Más allá de los promedios, se observa una gran variabilidad entre una empresa de carne de vacuno y otra dentro del mismo sistema. Esto muestra un espacio para mejorar la gestión en las granjas: rendimiento animal (por ejemplo: reproducción y crecimiento), dietas animales, independencia de la alimentación, ajuste de la carga animal a las capacidades de forraje, consumo de paja, inversiones, productividad del trabajo…

De los costos de producción a la rentabilidad:
Los beneficios no están conectados al tipo de sistema ganadero porque los costos y los ingresos están estrechamente relacionados. En todos los sistemas considerados, los beneficios habilitados alcanzan alrededor de 1 salario mínimo bruto/UTA, es decir unos 17000€/ UTA (Tabla 1). Cada sistema puede ser económicamente relevante, siempre y cuando la gestión sea coherente con los medios y el contexto de la producción.

Tres estrategias de los ganaderos para ser económicamente eficientes
Se observó variabilidad en los costos (factor 2), pero también en los ingresos (factor 5). El seguimiento del análisis se centró en las granjas económicamente eficientes. ¿Hay sólo una manera de ser rentable?, o por el contrario, ¿hay varias maneras de conseguir rentabilidad? En otras palabras, ¿hay estrategias de explotación diferentes? Para abordar esta pregunta, se ha llevado a cabo un análisis estadístico en 35 empresas de carne de vacuno con beneficios mayores a 1 salario mínimo bruto/UTA.

Todas las explotaciones están ubicadas en la región Limousin (en el centro de Francia). La clasificación y la tipología de las granjas se hicieron de acuerdo con la importancia de los costos, el rendimiento y la productividad del trabajo en los ingresos del productor.

Se encontraron tres grupos:

• Control de costos

• Altos ingresos

• Alta productividad del trabajo

Se encontraron estas estrategias en la mayor parte de los sistemas de explotación de la región (tabla 2). La “alta productividad del trabajo” sólo comprende las empresas VTA. Aunque el engorde es una forma de aumentar la producción, se asume que este resultado depende de la muestra estudiada. Por último, las estrategias pueden aplicarse en todos los sistemas siempre y cuando la gestión de la granja sea coherente.

Descripción de las estrategias
(ejemplos con sistemas VTA)
Estrategia de control de costos: Con unos costos de producción de 302€/100kg, este grupo se distingue por la eficacia de los costos. Los costos están adaptados a las necesidades de los animales y al tamaño de la granja. Los costos de alimentación alcanzan 55€/100kgPV y están bajo control (alrededor de 20€/100kg PV por debajo de la media) gracias a una buena gestión de la hierba. Además, la maquinaria y las inversiones tampoco son muy grandes. La productividad del trabajo está en la media con 37 toneladas de PV/UTA. Otra peculiaridad de esta estrategia es que tiene un rendimiento o una productividad animal muy buenos medidos en kg de PV por cabeza de ganado (CG). En el grupo, alcanza 370 kg PV/CG, lo que significa que la reproducción y los crecimientos están bajo control. Para concluir, los medios de este grupo están adaptados a la producción con un enfoque específico en la reducción de costos.

Estrategia de altos ingresos: Los ingresos se componen de las ventas y los subsidios. En este caso, unos ingresos más altos compensan unos costos y productividad del trabajo medios. Esta estrategia se divide en dos subgrupos:

- Uno con mayores ventas (+20€/100 kg PV), sólo en sistemas de engorde de animales (terneros y VTA).

- Uno con mayores subsidios (+25€/100 kg PV), en relación al contexto de producción: prácticas extensivas, limitaciones de suelo y climáticas debido a la altitud… sobre todo para los sistemas vaca-ternero.

En cualquier caso, los costos de producción se mantienen moderados con 329€/100 kg PV y la productividad del trabajo es aceptable con 30 toneladas PV/UTA. Alta productividad del trabajo: En este grupo, la productividad es enormemente alta con 55 toneladas PV/UTA, que vienen a ser 90 partos/UTA.

El rendimiento animal es bastante bueno con 355 kg PV/UTA. La gestión del ganado y la tierra es bastante intensiva y la carga ganadera alcanza 1.5 CG/ha. Los costos de producción son bajos (282€/100 kg PV). La inversión en la maquinaria fija y los edificios es importante, pero los costos fijos se diluyen (concepto de economía de escala).

Los costos del trabajo también se reducen gracias al alto nivel de producción. Los beneficios más altos se encuentran en este grupo con una media de 2.7 salarios mínimos/UTA. La mayor parte de las empresas se administran en grandes granjas agropecuarias mixtas (330ha, 130 partos).

La diversificación parece ser la solución para aumentar la productividad del trabajo. Contrarias a las estrategias, se han identificado tres situaciones que llevan a malos resultados: altos costos de producción, baja productividad del trabajo y bajos ingresos.

Conclusión
Como conclusión, el método de los costos de producción permite una comprensión en profundidad de la rentabilidad. El método no está reservado sólo para la investigación y la comparación, sino que también lo pueden utilizar los productores mismos para tomar decisiones en la gestión de sus empresas.

La rentabilidad es el resultado de un equilibrio delicado entre costos, ingresos y productividad del trabajo. Comprender la estrategia de explotación es fundamental antes de hacer cualquier cambio. Después, una mirada a los costos de producción hace más fácil la identificación de los puntos clave donde iniciar la acción.

La enorme variabilidad observada muestra márgenes de mejora en la gestión de las granjas. Independientemente de la manera en que se considere el problema de la rentabilidad, siempre se requiere un nivel mínimo de productividad del trabajo: 10 toneladas CG/UTA en terneros (Veaux), 20 toneladas en VT, y 30 toneladas en VTA.

Hoy en día, el método de los costos de producción se utiliza más allá de los límites de las Redes Ganaderas. En combinación con dinámicas de grupo, es una herramienta de desarrollo poderosa para ayudar a los ganaderos a ajustar sus prácticas a un entorno en constante cambio. ΩC


 

Autor/es: Emma SANNE, Julien Belvèze, Patrick Sarzeaud. Institut de l’Élevage.

Leer más ...
Suscribirse a este canal RSS