Menu

loading...

Sureste de México, región de oportunidades para la ganadería

Sureste de México, región de oportunidades para la ganadería

El sureste mexicano cuenta con una super cie de 21.4 millones de hectáreas, equivalentes a 11.8% del territorio nacional; presenta una superficie sembrada aproximada de 2.6 millones de hectáreas (12.0% de la super cie sembrada nacional). Asimismo, la región es líder en producción de café, palma aceitera, cacao, plátano y miel. 

Con respecto a la actividad ganadera, su crecimiento durante los últimos años ha sido relevante y de continuar aprovechando las ventajas que se han generado en el entorno nacional e internacional, se per la con mucho potencial para incrementar su participación: para el 2012, representaba 25% de los saldos de cartera de FIRA, institución de la banca de desarrollo que coordina la SHCP, con 1,301.3 millones de pesos; mientras que la agricultura, con 3,008 millones de pesos, equivale a 58% del total regional. 

Para lograr el desarrollo y la consolidación de las actividades en la región sureste, se requieren estructuras que permitan canalizar recursos de manera rentable y eficiente, que permitan atender al mayor número de usuarios demandantes de crédito para dinamizar sus actividades; para ello, la región cuenta con apenas 321 instituciones financieras y aproximadamente 1,600 sucursales ubicadas, la mayoría de éstas, en las principales ciudades y localidades. 

A junio del 2016, las principales redes de valor apoyadas con nanciamiento en el sureste son la carne y ganadería bovina doble propósito, con 3,125 millones de pesos, que representan una de las redes sobresalientes de la egión. Pymes rurales (1,806 millones de pesos), café (1,408 millones), caña (837 millones), maíz (761 millones), plantaciones forestales (492 millones) y el resto, con 1,808 millones, en su conjunto, presentan un saldo de cartera por 10,237 millones de pesos de la región sureste de FIRA. 

Para junio del 2016, la ganadería en su conjunto tiene un saldo de 3,659.5 millones de pesos y representa 36%, para mostrar el mayor dinamismo en este periodo, con una tasa de crecimiento anual de 29.5 por ciento. 

Los retos hacia adelante son el cuidado del medio ambiente, que hace necesario promover esquemas que incluyan medidas de mitigación del impacto de las actividades agropecuarias en los ecosistemas, al implementar biodigestores en la porcicultura y sistemas holísticos en la ganadería bovina, entre otros. 

Otra vertiente, en la búsqueda de acciones y mecanismos que permitan incrementar la productividad en la ganadería, mediante la optimización del uso de los recursos, sería el desarrollo de proveedores, al aglutinar esfuerzos para incrementar el hato ganadero, mediante el establecimiento de pastos de corte y ensilados, programas de mejoramiento genético; replicar esquemas de aparcería y engorda exitosos; impulsar esquemas para finalizar y beneficiar el ganado en la región; promover la creación de centros de desarrollo de vaquillas; propiciar el desarrollo y producción de carne y leche a bajo costo, que permita su inserción en el mercado regional y nacional; así como fomentar la adquisición de maquinaria y equipo para las unidades de producción. 

 

Paralelo a ello, los programas de apoyo a las organizaciones de productores deben enfocarse hacia el cambio de cultura gremial a la empresarial, mediante la asistencia y consultoría técnica especializada e implementación de sistemas de administración, control y seguimiento, que permitan la medición de impactos y resultados con indicadores de productividad y  rentabilidad de las unidades de producción pecuaria de la región. 

Las principales acciones y estrategias que permitirán cumplir los principales objetivos encomendados por el gobierno federal: canalizar un mayor volumen de crédito a las actividades económicas que se llevan a cabo en el sector agropecuario, rural, pesquero y forestal y por supuesto, que dicho financiamiento, llegue a un mayor número de productores y productoras de manera e ciente y con oportunidad. 

Por lo anterior, las estrategias de FIRA para cumplir con la encomienda son: 

La inclusión en nuevas redes de valor para favorecer la expectativa de crecimiento en los saldos de crédito al sector, por lo que será importante intensificar los esfuerzos para consolidar el desarrollo de la porcicultura, el impulso a la ganadería de carne y leche, así como a la acuacultura, a la producción de granos de alto rendimiento, al desarrollo de proveedores de la producción de miel, entre otros. 

A la fecha, los principales canales para otorgar financiamiento, los intermediarios financieros bancarios, en general, han manifestado su interés por crecer en la región. 

Los intermediarios financieros no bancarios recientemente se han sumado a los esfuerzos que igualmente están realizando los bancarios, al igual que las empresas para financieras de la región, por lo que el abanico de opciones para los futuros acreditados también se diversifica y se adapta a su per l. 

Sureste de Mexico3

Es importante arropar aquellos proyectos relevantes con alto potencial de crecimiento en el mercado interno y de exportación, ya que la solidez de las empresas que lideran las actividades pueden generar cadenas de suministro o desarrollo de sus propios proveedores, para fortalecer la oferta de materias primas en similares características a las que ellos como empresarios producen. Se vislumbran oportunidades de esta integración en carne de cerdo y bovino, café, maíz, leche, entre las más importantes. 

En sintonía con lo anterior, los apoyos tecnológicos disponibles (cada vez en menos cantidad) se deben enfocar estratégicamente para fortalecer la demanda de financiamientos que se necesitan para el desarrollo de los negocios agropecuarios. 

La misma situación se presenta con la utilización de recursos que el gobierno 

federal ha encomendado a FIRA para incentivar la inversión en el campo y que, junto con los recursos del productor y del crédito institucional, logren dinamizar las actividades, es decir, contribuir desde esta perspectiva integradora al desarrollo sostenible y competitivo del campo mexicano, con servicios financieros y tecnológicos innovadores, para mejorar la calidad de vida de sus habitantes. 

Para ello se cuenta con los componentes de Tecnificación de Riego, Productividad Agroalimentaria, Desarrollo Productivo Sur-Sureste, Fortalecimiento a las Cadenas Productivas y Fomento Ganadero, con fórmulas como las aparcerías y esquemas de crédito con garantías prendarias, en los sectores bovino y porcino. ΩC 

 

 

 


 

Fuente: *Antonio Ramirez Monroy es director regional del Sureste en FIRA 

 

Modificado por última vez enLunes, 14 Noviembre 2016 08:15

Artículos relacionados (por etiqueta)

volver arriba