Menu

loading...

El papel de la micorriza en la nutrición animal

El papel de la micorriza en la nutrición animal

Siendo la carne y la leche alimentos de alta calidad nutritiva y básicos en la dieta humana, se debe propender por aumentar su oferta sin que se incremente su precio.

En América Latina la productividad de la ganadería tropical es baja comparada con la que se alcanza en los países desarrollados y en las zonas templadas. 

Esta baja productividad se debe principalmente a la nutrición de ciente del ganado, a la extensividad de los sistemas de producción, a los factores genéticos del ganado a limitantes climáticas y principalmente edáficas (suelo) que condicionan la baja calidad y disponibilidad del recurso primario (pastos). 

A pesar de contar con excelente potencial de producción por la alta radicación y muy buenas características físicas y topográ cas de los suelos, nos encontramos con unos suelos de acidez excesiva con problemas de toxicidad de Aluminio y bajo nivel de cationes intercambiables, además de cientes en muchos minerales necesarios para alcanzar un pleno desarrollo de las pasturas como de sus consumidores nales, el ganado. 

El animal requiere de 15 elementos minerales que incluyen el Calcio, Fósforo, Cloro, Cobalto, Magnesio, Potasio, Sodio, Azufre, Hierro, Manganeso, Cobre, Zinc, Yodo, Selenio y Molibdeno, cuyas funciones especí cas y causas de de ciencia son afectadas no solo por la cantidad que el animal recibe en su dieta básica (Forrajes) sino también por la capacidad que el animal tenga para hacer un buen uso de ellos. 

Todos estos elementos son importantes para la formación del esqueleto, para formar tejidos y mantener la actividad fisiológica, hormonal, metabólica, reproductiva y productiva del animal. 

Todos los forrajes tienen alto contenido de Calcio especialmente las leguminosas. 

La alimentación de ciente en Calcio agota las reservas de Calcio de los huesos, produciendo raquitismo, disminución de leche, y en las vacas de alta producción suele presentarse “Fiebre de Leche”. 

Los animales con deficiencias de Fósforo, presentan apetito depravado (pica), retardo en el crecimiento y problemas reproductivos con baja rata de fertilidad. Por esto es muy importante reconocer los requerimientos minerales de los animales y saber las relaciones óptimas entre los elementos, es decir, en qué proporción deben estar dos o tres elementos para ser utilizados efectivamente por el animal. 

El uso de los minerales en la nutrición animal ha mostrado que no sólo son necesarios para la buena formación del organismo, sino también su falta puede provocar disturbios reproductivos. 

La concentración de los elementos minerales en las plantas depende de la interacción de numerosos factores que incluyen el suelo, especie vegetal, estado de madurez de la planta, rendimiento, manejo de las praderas y el clima. 

Las deficiencias se asocian con regiones específicas que están relacionadas con las características del suelo: así, se encuentra que los suelos salinos de formación geológica joven son más abundantes en la mayoría de los elementos minerales que los viejos, ácidos, toscos y de formación arenosa. 

En las zonas tropicales y de alta precipitación generalmente los forrajes son de cientes en la mayoría de elementos minerales. 

El pH del suelo afecta excesivamente la aprovechabilidad de los minerales: pH alto disminuye la aprovechabilidad y consumo de los pastos de Hierro, Manganeso, Zinc y Cobalto, en cambio la concentración del Molibdeno y Selenio se incrementa. 

Otro factor importante es la gran variabilidad en el contenido de los minerales entre las diferentes especies vegetales, aun en el mismo suelo. Las leguminosas son más ricas en ciertos minerales que las gramíneas. 

El estado de madurez de la planta es otro factor que hace variar el contenido de minerales en ellas ya que a medida que las plantas maduran hay una disminución en la concentración mineral a causa del proceso natural de traslocación de nutrientes al sistema radicular. 

En la tabla 12 se ve que los valores en el contenido de minerales varían entre las especies y presentan una tendencia marcada a ser de cientes los mismos elementos para aportar los requerimientos del ganado. 

En la tabla 13 podemos observar los requerimientos de ganado para carne. 

Ahora mediante un ejemplo observamos cómo es necesario aumentar la cantidad del Fósforo disponible en los pastos para cubrir los requerimientos del animal. 

Vacas de 400 Kgs de peso 

Producción de leche:
5 botellas / día = -3.75 Kgs /día 

Grasa de leche: 4% 

Consultando la tabla 2. Obtenemos un consumo máximo de materia seca vaca / día equivalente al 2.3% de su peso vivo. Por tanto 400 Kgs x 0.023 = 9.2 Kgs de materia seca cada 24 horas: 

Asumiendo un contenido de 20 de materia seca en los forrajes, equivalentes a 46.5 Kgs de forraje fresco / día. 

Requerimientos diarios (según el NCR): 

Requerimientos para producir un Kqs de leche: 

Multiplicaremos los requerimientos de 1 Kgs de leche por la producción esperada (3.75 Kgs). 

Ahora se suman los requerimientos de mantenimiento con los requerimientos para la producción de 3.75 Kgs de leche/día y obtendremos los requerimientos nutricionales totales (mantenimiento + producción para la vaca en cuestión para 24 horas):

Comparando estos datos con los de la tabla vemos que el contenido de Fósforo de los forrajes no es su ciente para cubrir los requerimientos de los animales asi: Un animal de carne produciendo 5 botellas de leche (animal de doble propósito típico de nuestra ganadería), debería recibir 27.75 grs. de Fósforo por día. Este animal consumirá 9.3 Kgs. de materia seca y con un análisis de Fósforo que generalmente fluctúa entre 0.12 y 0.17; esto significa que a partir del forraje el animal recibirá 9.3 Kgs. por 0.0012 igual a 0.01116 Kgs. (11.16 grs.) de Fósforo, siempre y cuando esté fuera de 100% disponible, pero las investigaciones sobre disponibilidad biológica muestran que ésta raramente llega a 70%, entonces sólo sería 7.81 grs. de Fósforo asimilable: si el animal consume 50 grs./día de una sal con 9% de Fósforo signi caría que esta fuente aportaría 4.5 grs./día de Fósforo, entonces: 

Al comparar lo recibido con lo que debería recibir se encuentra un dé cit de 15.44 grs/día. 

Para garantizar el suministro de los 27.76 grs de 

Fósforo requeridos, sería necesario incrementar el consumo de sal mineral o la concentración del elemento en la sal: esto es válido pero no económico. Lo recomendable sería mejorar las praderas de una manera tal que permita incrementar la concentración de Fósforo en el forraje 

Disponibilidad de Fósforo 

Uno de los problemas nutricionales más importantes que presentan algunos suelos es la poca disponibilidad de Fósforo para satisfacer las necesidades de crecimiento de los pastos. 

El Fósforo se considera como el elemento más limitante en los suelos ácidos; el contenido total de Fósforo oscila entre 200 y 600 ppm, pero el Fósforo disponible está entre 1 y 3 ppm. 

Para aumentar la producción de forrajes en estos suelos, es necesario aplicar fertilizantes fosfóricos para satisfacer los requerimientos de las praderas. 

Para corregir la baja disponibilidad de Fósforo se deben: 

• Seleccionar especies de pastos tolerantes a altas concentraciones de Aluminio y al bajo contenido de Fósforo disponible en el suelo para disminuir la cantidad de fertilizantes fosfatados necesarios para obtener rendimientos efectivos. 

• Inocular con Micorriza Vesículo- Arbuscular (M.V.A.), pues el principal efecto de la Micorriza, por crecer en asocio con las raíces de las plantas, es explorar un mayor volumen de suelo; esto en términos de elementos poco móviles como el Fósforo, signi ca que pueden ser tomados en cantidades mayores por raíces Micorrizadas que por raíces solas. Los pastos que crecen en suelos ácidos e infértiles no producirían materia seca sin asociaciones con Micorriza (Sieverding y Saif). 

Estos hongos se encuentran en casi todo el mundo, en todo tipo de condiciones edafo-climáticas y la distribución y población de especies es altamente variable aún dentro de áreas muy pequeñas. 

El manejo de las asociaciones con las Micorrizas para una extracción más eficiente de Fósforo por los pastos tropicales puede hacerse principalmente por el siguiente método: 

Hacer en el campo inoculaciones de M.V.A. seleccionada como altamente efectiva y adaptada a la planta y a las condiciones edafo-climáticas. 

Cuando se hacen inoculaciones en el campo, resultados experimentales han demostrado que en general dicha inoculación debe ir acompañada de una pequeña cantidad de fertilizante Fosfórico. 

Tabla 3. Efecto de la inoculación en el campo con cepas de Micorrizas seleccionadas en los rendimientos de especies de pastura en Carimagua, con y sin aplicación de Fósforo (Sieverding y Saif). 

Producción de materia seca (kgs/ha) 

Plantas micorrizadas pueden usar el abono aplicado entre 2 y 10 veces más que las plantas no micorrizadas, a su mayor tolerancia a condiciones de sequía, pues es una función indirecta de la M.V.A. debido a la mejor nutrición de la planta resultando un sistema radicular más extensivo. 

Además la Micorríza disminuye el daño radicular de los patógenos porque: 

Hay mejor nutrición de la planta a través de la M.V.A., lo cual hace que sea más tolerante al ataque.

Ocupando grandes partes del sistema radical el hongo M.V.A. puede inhibir la penetración de patógenos (protección directa).

El área radical afectada puede ser sustituida por las hifas del hongo M.V.A.

Los microorganismos patógenos compiten en la rizosfera con los hongos M.V.A. por los carbohidratos de la planta; con un menor suministro de ellos a los patógenos, su población decrece.
La Micorriza en la absorción de otros elementos
Las diferencias minerales en las plantas conllevan a un menor rendimiento en la producción de 
materia seca lo que se traduce en una disminución del forraje ofrecido al animal presentándose de ciencias de tipo nutricional. 

Las deficiencias de estos elementos en las plantas pueden presentarse por la no absorción por parte de las raíces, las cuales no se desarrollan adecuadamente para tomar los nutrientes y trasladarlos hacia toda la planta. Mediante el micelio externo del hongo la raíz micorrizada explora un volumen más grande del suelo para la absorción de nutrientes que una raíz no micorrizada, especialmente Fósforo, (descrito anteriormente), Nitrógeno, Zinc, Cobre, Azufre, Molibdeno, Calcio y Boro. 

Estos elementos están disponibles para la planta en el suelo pero no son aprovechados. Al utilizar Micorrizas la planta amplía su área radicular lo que le permite capturar nutrientes necesarios para su nutrición. 

Al aplicar constantemente Nitrógeno, Fósforo y Potasio hace que la planta consuma del suelo nutrientes secundarios y micronutrientes lo que ocasiona su escasez. ΩC 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Autor/es: Luz Marina Barrera. Ing. Zootecnista. Colombia. 

Modificado por última vez enMartes, 06 Junio 2017 08:37
volver arriba