Menu

loading...

Dan fuerte impulso a la ganadería tamaulipeca

En el impuso a la mejora genética del ganado en Tamaulipas, los productores de este ramo han sido beneficiados en lo que va del sexenio con 6 mil 500 sementales, reveló Francisco Jesús Bonilla López, luego de indicar que este viernes, 150 sementales más, habrán de ser ofertados, en coordinación con la unión ganadera regional.

Leer más ...

Manejo de los sistemas de crianza de becerros en el trópico

Producción:

La crianza de becerros representa una etapa fundamental en cualquier sistema de doble propósito del trópico debido a que de ella van a derivar los becerros que se destinarán a la engorda, así como las hembras que van a reemplazar a las vacas viejas, improductivas o con problemas reproductivos. En el trópico seco y húmedo de México, existe el problema que las hembras bovinas llegan a su primer servicio reproductivo después de los 24 meses de edad, teniendo su primer parto alrededor de los 3 años o más. Esto es consecuencia del mal manejo que tiene el becerro con respecto a las prácticas alimenticias, ya que en muchas ocasiones los productores dejan pastar a los becerros en praderas con baja disponibilidad de forraje y calidad nutritiva y además, pocos ganaderos utilizan un complemento alimenticio que reduzca los problemas de energía y proteína que tienen los pastos. Por otro lado, en la mayoría de los ranchos, los becerros reciben apenas la leche de un cuarto de la ubre y otras veces solamente la residual o la que le queda a la vaca después de la ordeña.

Bajo estos esquemas de manejo zootécnico, difícilmente un productor va a lograr obtener becerros pesados al destete con más de 170 kg, por lo que los becerros se comercializan a un bajo precio.

Los tipos de crianza que se practican en las regiones tropicales son los siguientes:

A). Crianza tradicional.
Consiste en que la vaca durante el ordeño es “apoyada” con el becerro para estimular la bajada de la leche. Generalmente se ordeñan 3 cuartos de la ubre y se le deja al becerro 1 cuarto de la ubre o la leche residual. Posteriormente la vaca se envía al potrero junto con la cría (6 a 8 hrs.) para que esta siga amamantándose y el “arrejo” o separación se realiza entre las 2 o 3 de la tarde. Posteriormente el becerro se mantiene en un corral con agua y forraje a libertad, no ofreciéndose en la mayoría de las ocasiones ningún tipo de alimento concentrado o sal mineralizada de calidad. Las ganancias de peso de los becerros en este sistema de crianza son bajas (300-g/día), no se ofrece ningún tipo de complementación alimenticia, el destete se realiza entre los 8 y 9 meses de edad con un peso de 150-160 kg y las vacas disminuyen significativamente su condición corporal así como su eficiencia reproductiva.

B). Amamantamiento Restringido.
Este sistema consiste en ofrecer cantidades limitadas de leche diariamente (un cuarto de la ubre) y conforme crece el becerro ir disminuyendo la cantidad de leche. Generalmente se debe ofrecer un complemento alimenticio de alta calidad nutricional (18-20% de proteína cruda); las ganancias de peso/día fluctúan entre 600-800g y los becerros se destetan a los 4 meses de edad entre los 125 a 140 kg. En este sistema se trata de obtener un equilibrio entre el crecimiento del becerro y el reinicio de la actividad ovárica de la vaca. Sin embargo, en muchas explotaciones, es común observar este sistema mal practicado, ya que se piensa que los becerros deben criarse con la leche residual hasta los 8-9 meses de edad por lo que los animales alcanzan destetes bajos.

C). Crianza Artificial.
Es un sistema que en los últimos 2 o 3 años ha tomado auge en las regiones de trópico seco y húmedo. En este sistema los becerros son alimentados a partir del 5º día de edad con sustituto de leche o materna 2 veces por día (2.5 lt am y 2.5 lt pm).

En este sistema el destete se realiza entre los 60-90 días y son destetados con un peso de 80-90 kg. La ventaja principal de este modelo de crianza es que las vacas presentan una mejor condición corporal y por lo tanto reinician su actividad ovárica posparto con mayor rapidez. Después de que los becerros consumen la leche, estos salen a pastorear a praderas de buena calidad nutritiva y reciben de 0.500 kg a 1.0 kg de suplemento alimenticio con el 18% de proteína cruda.

En el CEIEGT, los sistemas de crianza que se han evaluado son básicamente la crianza artificial (CA) utilizando leche natural y el amamantamiento restringido (AR) con diferentes niveles y frecuencias de consumo. Los genotipos que se han evaluado bajo los diferentes sistemas de crianza han sido el F1 (1/2 Holstein x 1/2 Cebú), 3/4 Holstein x 1/4 Cebú, 5/8 Holstein x 3/8 Cebú y en los últimos 5 años, el producto terminal entre vacas F1 (Holstein x  Cebú) con razas Limousin y Simmental.

manejo1

El sistema de amamantamiento restringido bajo la perspectiva del CEIEGT, se basa fundamentalmente en 3 aspectos:
A). Reducir el consumo de leche a medida que crece el becerro
B). Realizar un destete a corto tiempo (4 meses)
C). Utilizar un apoyo alimenticio con un suplemento concentrado de alta calidad.

El programa de suministro de alimento concentrado y minerales, se presenta en el siguiente cuadro:

En el caso del programa de medicina preventiva dentro de la crianza de becerros, este se inicia desde que la cría está en el vientre de su madre, ya que 20-30 días antes del parto con la becterina Mixta Bovina. Una vez nacida la cría el programa de manejo sanitario consiste en lo siguiente:

PROGRAMA SANITARIO REALIZADO EN EL CEIEGT DE LA FMVZ-UNAM
Cuadro 2 Los programas de alimentación van acompañados de un buen manejo de las praderas donde generalmente se dispone de una pequeña área de suplementación alimenticia. Esta área deberá de estar lo más cercano posible a las praderas donde pastan los becerros y además es importante recordar que entre más temprano consuman los animales forraje y alimento, su desarrollo ruminal será más adecuado. La alimentación sólida ha consistido en el uso del pastoreo rotacional intensivo en praderas establecidas con sácate Estrella Santo Domingo (Cynodon nlemfuensis vvhgggtg) donde se utilizan 1 o 2 días de ocupación por 28 a 30 de descanso. Otra característica de estos sistemas es la de utilizar cantidades limitantes o controladas de un alimento concentrado con 16% de PC, a partir del 1er mes de edad, donde se otorgan/animal/día 250.0 g hasta llegar a suministrar 1 a 1.5 Kg cuando los animales han cumplido los 4 meses de edad. En el siguiente cuadro, se presentan los resultados obtenidos en el CEIEGT derivados de los diferentes trabajos de investigación.

GANANCIAS DE PESO EN BECERROS DE LOS SISTEMAS DE CRIANZA Y GENOTIPOS EVALUADOS EN EL CEIEGT
Cuadro 3 En 1992, las mayores ganancias de peso fueron para los animales de AR con 947.0 g, seguidos de ARLC con 878.0 g y finalmente la CA con 789.0g. Estos resultados concuerdan con los de Ugarte, y Plaza, quienes mencionan que las ganancias de peso de los becerros están ligadas en primer término al genotipo y al tipo de manejo alimenticio. Asimismo, el segundo autor menciona que las ganancias de peso no están estrechamente ligadas a los altos consumos de leche por lo que el hecho de suministrar diariamente altas cantidades de leche, solamente aumenta el costo del becerro. Estos resultados son superiores a los encontrados en las explotaciones de doble propósito donde a pesar de que se realiza el destete a los 8 meses de edad los pesos al destete oscilan entre 150 a 170 kg; aunque hay que considerar que estos pesos son bajos por que los becerros están muy encastados de Cebú o bien se le destina poca leche al becerro para su crecimiento.

En los sistemas ganaderos de doble propósito, la producción láctea requiere de alternativas de alimentación que reduzcan el consumo de leche por el becerro a un mínimo compatible con su buena salud y desarrollo, a la vez que promuevan la rápida transformación del becerro en rumiante. En amamantamiento restringido la producción de leche de las vacas está determinada entre otros factores por:

• La decisión del ganadero para producir  más peso al destete o más leche para la venta.

• La presencia del becerro para provocar la bajada de la leche y ser el estímulo principal para el mantenimiento de la lactación.

• El tiempo de amamantamiento después del ordeño, que determinará la cantidad de leche consumida, aunque la producción total sea la misma.

• La frecuencia de amamantamiento, que disminuirá la producción de leche para la venta y un mayor consumo del becerro, aunque la producción total de leche no varía.

En cualquier rancho donde se ordeña y se usa el “mamanteo” o amamantamiento, se sabe perfectamente bien que la interacción entre el amamantamiento y el nivel nutricional de la vaca, son los factores más determinantes para que la vaca no presente calores (anestro).

En vacas amamantando, el anestro postparto se prolonga más en comparación con las que no amamantan; el estímulo del amamantamiento y la sola presencia del becerro, ha sido relacionada con la liberación sustancias químicas (endorfinas y opiodes), que inhiben a los centros que liberan las hormonas que controlan a la reproducción, incrementándose el Intervalo Parto Primer Calor (IPPC), de tal forma que cuando esta inhibición decrece (destete temporal o definitivo del becerro) se elevan los niveles en sangre de estas hormonas y se presenta la ovulación.

Algunos investigadores, coinciden en que la combinación del Amamantamiento Restringido con el Destete Temporal y tratamientos hormonales ayuda a solucionar el anestro posparto. No obstante, aún no se encuentra una combinación adecuada que pueda utilizarse en forma general en las zonas tropicales. Actualmente en el trópico seco del estado de Veracruz, principalmente hacia la región de la “Huasteca” ubicada en el norte del estado, se está observando un cambio significativo en el manejo de los sistemas de crianza.

El cambio está orientado a tener una crianza artificial donde el becerro es alimentado con un sustituto de leche. El objetivo de este sistema es el de reducir el consumo de leche materna y por ende reducir el costo de producción del becerro en comparación con el sistema tradicional, mejorar la condición corporal de las vacas, mejorar la eficiencia reproductiva y obtener mayor cantidad de leche para la venta. La tendencia en la crianza de becerros en el trópico es la de realizar una combinación entre la complementación alimenticia y el consumo de leche de manera tal que no se eleven los costos de producción del becerro, pero tampoco que sean destetados con un bajo peso.

La actividad de cría de becerros en el trópico seguirá siendo importante ya que estas regiones han sido las principales surtidoras de becerros para las engordas de repasto y estabuladas en el norte y occidente de México, por lo que cada día se debe pensar en mejorar los modelos de crianza tropicales. ΩC

 

Autor/es: Fernando Livas Calderón
Continuará…

Leer más ...
Suscribirse a este canal RSS