Los ganaderos de la región empiezan a necesitar de la lluvia porque ante la escasez de precipitaciones pluviales el campo ya está un poco seco, y en las praderas se está acabando el pasto o algunos arbustos que son alimento para el ganado.