Menu

loading...

Factores estresantes en la compra-venta de animales en mercados ganaderos

Factores estresantes en la compra-venta de animales en mercados ganaderos

La comercialización de animales en los mercados ganaderos es considerado un método tradicional de compra y venta en muchos países del mundo (Jerlström). 


En México existen normatividad que regula las características zoosanitarias de estas áreas, la NOM-045- ZOO-1995, señala los lineamientos para que los mercados ganaderos puedan funcionar correctamente; presencia de al menos un médico veterinario, inspección sanitaria al ingreso y salida del mercado (certi cado zoosanitario), existencia de instalaciones adecuadas (Rampas de desembarque y embarque, espacios para cada especie, área de manejo de desechos, fuente abastecimiento de agua e instalaciones donde se pueda suministrar alimentos), así mismo prohíbe la comercialización de animales lesionados y fracturados, prohíbe el maltrato animal y señala las sanciones; sin embargo, debido a que estos lineamientos no son cumplidos, en los mercados ganaderos convergen muchos factores estresantes que afectan a los animales que se ven involucrados en estas prácticas de comercialización (Gregory). 

La mayoría de los mercados ganaderos operan de forma irregular, generalmente un día a la semana, comercializando gran variedad de especies, por lo que la infraestructura es inadecuada o inexistente (De la Rosa). La introducción de los animales en los mercados ganaderos refiere a factores estresantes de diversa índole, como por ejemplo; tiempos largos de transporte, estrés calórico, manejo inadecuado, carga y descarga en múltiples ocasiones, ayuno prolongado (Jarvis et al.), así como restricciones físicas tanto por las instalaciones sin adaptaciones a la especie, la forma de sujeción, densidad de carga, fatiga, miedo, estrés, deshidratación e incremento en el número de lesiones (Gregory). De igual manera muchas veces la condición de los animales que ingresan en los mercados animales re ere a animales viejos, de condición corporal baja y enfermos (de Aluja). Es por ello, que el objetivo del presente artículo es revisar los principales factores estresantes existentes en los mercados ganaderos que ocasionan disminución del bienestar de los animales que son vendidos en esos establecimientos. 

TRANSPORTE Y MANEJO 

Para poder comercializar los animales en mercados ganaderos, es necesario que estos sean transportados desde la producción primaria al lugar donde se encuentra el mercado (Jerlström), en caso de que determinado animal sea o no vendido, será transportado de nuevo a su lugar de origen a otros mercados para reintentar su venta o a su destino nal. El transporte del ganado es una preocupación principal, tanto para la perspectiva de bienestar así como la económica debido a los esquemas de comercialización que incluyen muchos intermediarios (Gallo et al.), el transporte prolongado de animales en pie desde los centros de producción hasta los de consumo, los tiempos de ayuno relativamente prolongados, la escasa atención prestada en al sufrimiento innecesario ocasionado a los animales durante el arreo indican un alto riesgo de problemas de bienestar animal (Gallo et al.), los animales se ven sometidos al respectivo manejo de carga, descarga en múltiples veces (Gregory). El aumento de los tiempos de viaje, produce deshidratación y fatiga. Los problemas de bienestar asociados al transporte prevalecen durante todo el proceso. Dependiendo de la estación así como la posición geográfica, el transporte puede exponer a los animales a altas temperaturas (Elrom). El viaje es generalmente intenso, especialmente los caminos rurales, por lo que los animales están sujetos a perder el equilibrio, lastimarse, estresarse y experimentar dolor. La mayoría de los animales no están acostumbrados a ser transportados, la experiencia novedosa que conlleva el transporte es un estresor muy signi cativo. 

Al mezclar los animales de diferentes orígenes, se provoca agresión, temor, lesiones y transmisión de enfermedades; el manejo de los animales es un factor de estrés importante en los animales, principalmente la carga (Fisher et al). 

Los efectos de esto son contraproducentes para el bienestar de los animales, ya que el transporte es una de las principales causas de lesiones, así como pérdida de peso. Se suelen implementar camiones que no están adaptados a la especie animal a transportar, sumando a esto el manejo inadecuado, ayunos prolongados, densidad de carga elevada, condiciones medioambientales y el tiempo mismo del transporte generan en los animales respuestas siológicas de adaptación, entre las cuales están; secreción de catecolaminas, aumento de gasto cardiaco, consumo de oxígeno, temperatura corporal, acumulación de ácido láctico y glucólisis lo que se traduciría en pérdida de peso. 

Es sabido que al estar estresados, los animales sufren cambios siológicos en sus variables sanguíneas; cortisol, glucosa, lactato, hematocrito, pCO2, pO2, electrolitos, entre otros (Mota- Rojas et al). 

En cuanto a las aves los efectos del transporte y la restricción de alimentos en los parámetros metabólicos han sido extensamente estudiados. La restricción de alimento afecta procesos metabólicos: hace un cambio de anabolismo a catabolismo, de lipogénesis a lipolisis, y reduce la tasa de metabolismo (Buyse et al). En general, se acepta que el transporte puede in uenciar negativamente el bienestar (Gallo and Tadich.), y la calidad de la carne (Savenije et al). El transporte en animales es estresante debido al incremento en los niveles de corticosterona, cortisol y creatina fosfoquinasa (Freeman et al.). 

La densidad de carga de aves en las jaulas, juega un rol importante en la capacidad de superar cambios de temperatura ambiental durante el transporte. Se suelen utilizar densidades altas para reducir el costo del transporte. Las densidades bajas permiten más espacio para que el animal se acomode así como para regular su temperatura corporal según el ambiente. Por lo tanto, la densidad también depende de las condiciones climáticas, peso de las aves y edad en la cual son transportados (Elrom). 

INSTALACIONES 

Las instalaciones en los mercados y centros de recolección son otro problema común. Estas idealmente deberían estar adaptadas a las diferentes especies animales a albergar. Sin embargo en la mayoría de veces se encuentran mal adaptadas a las especies animales, por lo que además de di cultar el manejo de estos, se les generan lesiones, dolor reduciendo el nivel de bienestar (De la Rosa). 

En bovinos el grado de ventilación es importante para permitir controlar los niveles tóxicos de gases irritantes como el CO2 y el amoniaco. La iluminación es otro aspecto a tomar en cuenta, ya que cuando esta es correcta facilita la tracción de los animales (Grandin). También tiene que brindar la temperatura adecuada (15 -18o C y humedad de 59-65% en bovinos) para que los animales no sufran de estrés calórico (Alonso- Spilsbury). Igualmente, la ventilación y sombra influyen sobre estos, la exposición a temperaturas altas provoca cambios fisiológicos en los bovinos tales como el aumento en la tasa de respiración, pulso, sudoración y vasodilatación. Las temperaturas altas también afectan el comportamiento social del ganado, aumentando las interacciones agonísticas y las montas entre compañeros de corral (Brscic et al). 

En cuanto a las aves una alta densidad por jaula provoca problemas de bienestar significativos. En primer lugar las gallinas enjauladas no pueden relacionarse con sus congéneres, no pueden expresar su comportamiento natural, y no pueden escapar de otros animales agresivos. Como resultado a esto, el sistema promueve el canibalismo así como el picado de plumas, lo cual es demasiado costoso en términos económicos y de bienestar (Jones). 

TIEMPO DE PERMANENCIA 

Una vez que los animales son traídos al mercado para su venta, permanecen aproximadamente 8 horas (De la Rosa; Rodríguez- Salinas) bajo condiciones de alojamiento improvisado en corrales que carecen de sombra, siendo atados a los camiones que les transportan (bovinos, caballos), algunos más no son descargados y se mantienen en el vehículo de transporte (ovinos, cerdos), otros son atados de patas y alojados en el suelo (aves) donde se exponen a temperaturas extremas sin acceso a agua y alimento, promoviendo su deshidratación (Corrales-Hernández). Así mismo restringe su desplazamiento y su capacidad de expresar su conducta natural por lo que los animales se ven frustrados. Otro problema importante surge cuando animales de diferentes orígenes son mezclados, esto promueve el desarrollo de conductas agresivas y agotamiento físico. 

Mientras más largo sea el tiempo que los animales no tienen acceso al alimento, es mayor la posibilidad de que presenten estrés por hambre, sed, situaciones ambientales adversas y miedo (Strappini et al.). 

Roldan-Santiago; en un estudio de 1435 équidos (mulas, burros, potros, ponies) sobre el tiempo de permanencia en mercados ganaderos (1 y 5 horas), determinó que los équidos con mayores alteraciones siometabólicas fueron las mulas y burros, las mulas con incremento (P < 0.0001) en pO2 (30.2 mmHg), glucosa (124.23 mg/dl), hematocrito (46.2%) y lactato (34 mg/dl). Los burros presentaron un incremento de glucosa (141.4 mg/dL) y hematocrito (45%), lo cual refiere que en la primer hora de permanencia en corrales de exhibición los équidos estaban deshidratados, fatigados y con problemas metabólicos y compensatorios. 

Otro estudio sobre tiempo de permanencia de 8 horas (en el momento de su llegada y salida) de aves en mercados ganaderos (Gallos, gallinas, guajolotes, patos y codornices) da como resultado un incremento (P<0.05) de los niveles de glucosa sanguínea de 24.39 mg/dL en los gallos, 33.51 mg/dL en las gallinas y 32.68 mg/dL en los guajolotes por arriba de los valores sanguíneos obtenidos al momento de su llegada al mercado ganadero y después de 8 horas de permanencia en el mismo. El porcentaje de hematocrito fue mayor previo a que las aves fueran embarcadas nuevamente; los gallos presentaron 35% de hematocrito, las gallinas 37%, los guajolotes 55%, los patos 43% y las codornices 38%. Concluyendo que el incremento de glucosa es asociado con la degradación de glucógeno hepático y reservas energéticas que resulta de un proceso de estrés y al ayuno prolongado, mientras que el porcentaje de hematocrito está relacionado a deshidratación generado por el estrés calórico así como períodos de actividad muscular intensa (Corrales-Hernández). 

En cuanto en los bovinos se ha estudiado el tiempo de permanencia de más de 18-24 horas provoca nerviosismo, reactividad, y aumento de lesiones en canales 2.1 más veces que si se compara con períodos de entre 12 y 18 horas. En tanto a los ovinos se ha observado un incremento de temperatura corporal a su llegada al mercado ganadero (39°C), de igual forma se han registrado pérdidas de peso vivo de 528 gr por animal durante la primer hora de permanencia debido a la privación de alimento y al aumento de la tasa metabólica a través de la utilización de reservas energéticas (Roldan-Santiago et al.). 

RESTRICCIÓN DE COMPORTAMIENTOS NATURALES 

Los animales en mercados ganaderos generalmente se encuentran en condiciones que no les permiten realizar muchos de sus comportamientos naturales. Se sabe que la restricción o privación de las conductas naturales provoca frustración en los animales (Cooper y Albentosa). Diversos estudios han provisto evidencia que sugiere que los animales necesitan realizar esos comportamientos para asegurar un óptimo bienestar (Burn, et al). Una pregunta central en el estudio del bienestar animal es si es su ciente asegurar los requerimientos para que el animal tenga buena salud, protección del medioambiente y adecuada nutrición, o sí también es necesario permitir que los animales realicen la mayoría o algunos de sus patrones de comportamiento (Rushen). 

Para determinar si la capacidad de realizar ciertos patrones de comportamiento reduce el bienestar del animal, es necesario conocer la motivación tras dicho comportamiento, en específico, que factores motivan a iniciar el comportamiento y cuales lo inhiben o reducen la incidencia a realizar dicho comportamiento según la función y el n que este tenga (King). 

Los efectos sobre el bienestar son de vital importancia por la privación de determinados comportamientos y su impacto siológico, principalmente, si esta privación reduce la salud del animal o sus funciones biológicas. Así mismo se pueden crear estereotipias, que son de nidas como invariantes y repetitivos patrones de comportamiento que no tiene una meta o n de nido (Pohle and Cheng). Sin duda alguna, las estereotipias son comúnmente más vistas donde los animales están con nados y hay limitación en su capacidad de realizar ciertos patrones de comportamiento (Dawkins). Por lo que se ha sugerido que son el resultado de la frustración al sistema de motivación, el caso indica que el animal sigue motivado a realizar el comportamiento dando evidencia de la privación del comportamiento (Rushen). 

Para mayores detalles en el tema, consulta el capítulo de “Bienestar animal en mercados ganaderos” en el Libro Bienestar animal (Figura 4). 

Figura 4. Portada del libro Bienestar animal. Tercera edición. Editorial Elsevier, Barcelona España- 2016. 

http://www.studentconsult.es/ bookportal/bienestar-animal-vision/ mota/9788491130260/500/6954. html 

CONCLUSIÓN 

Las animales son expuestos a condiciones que disminuyen su nivel de bienestar en los mercados ganaderos, suponen modi caciones siológicas y metabólicas a medida que incrementa el tiempo de permanencia dentro de los sitios de venta. Dichas alteraciones están relacionadas directamente con la exposición al transporte, estrés calórico y ayuno. 

Por ello, resulta importante, implementar medidas para mejorar las condiciones en que se encuentran los animales en los mercados ganaderos. 

Es necesario que se identi quen los principales errores existente durante la comercialización de animales en los mercados ganaderos, los cuales tienen que ser solucionados con el objetivo de brindar confort a los animales y evitar afectar su estado de salud, con esto se bene cian los animales vendidos (mejorando su bienestar) así como los comerciantes (quienes contarían con animales más activos y sanos). ΩC 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Fuente: Daniel Mota Rojas,Alejandro Corrales Hernández, Paloma Islas Fabila, Efraín Pérez Pedraza, Patricia Roldan Santiago, Luis Alberto de la Cruz Cruz, Isabel Guerrero Legarreta 

Modificado por última vez enMartes, 01 Agosto 2017 08:36
volver arriba