Menu

loading...

Efecto del estrés por calor sobrel a reproducción del ganado

Efecto del estrés por calor sobrel a reproducción del ganado

A pesar de los adelantos que existen en materia de tecnologías aplicadas a la producción animal, son pocos los productores o ganaderos que han mostrado preocupación por mejorar las condiciones ambientales generales de sus Unidades de Producción Animal, sin darse cuenta que esas condiciones son en gran parte, las responsables de la salud de los animales, alterando el bienestar de los mismos y repercutiendo de manera importante, en la presencia de problemas de índole reproductivos y productivos, aumentando de manera importante costos de producción. 

El estrés es el resultado del confinamiento y de una visión ambiciosa y poco humanitaria por parte del hombre, que con el interés de mejorar la producción, ha participado de manera inconsciente, mediante la manipulación de la 

producción animal a su manera; incluso, intentando domesticar a nuevas especies, imposibles de adaptarse sanamente a nuestro ambiente. 

En la actualidad, se ha llegado a la conclusión de que el estrés es uno de los factores medioambientales de manejo que más afecta y disminuye las producciones de los animales de granja, pues se considera que es el factor principal que debe ser controlado en la Unidades de Producción Animal, puesto que está en estrecha relación con los agentes patógenos e infecciosos que pueden intentar contra la salud de los animales. 

El hombre juega un papel muy importante en la creación del estrés, él puede proveer los medios para aliviar, quitar o modificar cualquier potencial estresante (Coubrough). Algunos de los criterios que se han utilizado para indicar la presencia de estrés en los animales son los niveles de hormonas tiroideas como corticosteroides plasmáticos o urinarios, catecolaminas y/o sus metabolitos, ácido láctico, enzimas séricas, valores de glucemia, alteraciones en la frecuencia cardiaca y respiratoria o conteo de células somáticas en leche. 

DESARROLLO 

El mantenimiento constante de la temperatura corporal normal se conoce como homeotermia y es de importancia vital, para el funcionamiento de los tejidos encefálicos. En el bovino, la variación diurna normal en la temperatura corporal debe ser de 0.6 a 1.2°C. Un aumento mayor a 1.2°C es signo de enfermedad o de mala adaptación a la elevación térmica. 

Este rango de temperatura se conoce como zona de confort y varía de acuerdo a la especie y a las razas de animales. Cuando los animales tienen a una temperatura corporal inferior o superior a su grado de confort, el ritmo metabólico disminuye o aumenta de lo normal, presentándose un desequilibrio en el bienestar animal. El calor o temperatura corporal, puede ser eliminado mediante los siguientes mecanismos: radiación, conducción, convección y evaporación (Yabuta). 

A continuación se describen algunas repercusiones del estrés calórico sobre la reproducción del ganado, hembra y macho. 

EN LA HEMBRA 

El comportamiento sexual y la tasa de fertilidad, son los principales indicadores en la reproducción de las hembras mamíferas que se afecta negativamente por el estrés ambiental. 

De tal manera que los programas emprendidos con el n de aumentar la fertilidad de las hembras domésticas, tienen menor éxito en las épocas calurosas que en las templadas (Chemineau). 

Dobson y Smith., indicaron que el proceso de la reproducción es un sistema fisiológico muy importante para el desarrollo de las especies, ligado al estrés, que Coubrough., lo ha clasificado en dos grupos: estrés ambiental y estrés por manejo. El estrés ambiental incluye a la temperatura del ambiente, al frío y/o frío calor, al viento y a la humedad. El estrés por manejo incluye a la densidad animal, a los procedimientos de manejo, al flujo de animales, a la interacción entre animales de la misma o diferente especie y la condición social existente, como: angustia psicológica inespecífica, ruido; trauma físico, etc. La combinación de ambos tipos de estrés, actúan como estresantes, lo cual compromete a la homeostasis del animal. Por otro lado, Dobson and Smith., mencionaron los siguientes tipos de estrés: físico, que incluye al transporte de animales y al daño físico; psicológico, en el cual se contempla el aislamiento de los animales; fisiológico, que se considera a la hipoglucemia y a los cambios en la presión sanguínea, aspectos todos relacionados con el proceso reproductivo de los mamíferos. 

Efecto del2

El estrés por calor compromete el eje hipotálamohipó sis, afectando la pulsatilidad de las gonadotropinas, lo cual a su vez incide de manera negativa sobre la expresión de signos que hagan evidente el celo al ocasionar alteraciones sobre el crecimiento folicular y conduciendo a la inhibición del desarrollo embrionario. En vacas de la raza Holstein expuestas al estrés por calor, con temperaturas superiores a los 29°C durante 20-50 días antes de la inseminación arti cial, se observaron tasas de gestación menores que en vacas que no fueron expuestas a esa condición ambiental (Castaño et al.). 

Un aumento en la temperatura uterina de 0.5°C, durante días calurosos, provoca disminución de la tasa de fecundación. En los bovinos, la exposición de novillas a 32°C durante 72 horas después de la inseminación artificial, inhibe el desarrollo embrionario, sin embargo, se sabe que el 48% de las hembras mantenidas 21°C, pueden quedar gestante sin problema alguno, incluso si el estrés térmico se presenta después de los 10 días posterior al servicio, la fertilidad no es afectada. 

El estrés calórico (EC) también actúa directamente sobre el ovocito y la función folicular, comprometiendo la calidad del mismo y promoviendo alteraciones de la dinámica folicular, afectando directamente la fertilidad en vacas lactantes; en estudios se ha demostrado que la fertilidad puede variar según la estación del año, por ejemplo en invierno disminuye cerca del 50%; en verano 20% y en el otoño es más baja que en el invierno. Se ha podido observar que en verano el 80% de los estros pueden ser indetectables. Además, se ha indicado que cuando las temperaturas rectales de los animales aumentan de 38.5 a 40°C en 72 horas después del servicio o la inseminación, las tasas de preñez pueden disminuir hasta en el 50% (Castaño et al; Ambrose; Gilad et al; Ryan et al) (Figura 1). 

Efecto del3

Otros estudios en novillas y vacas han indicado que la disminución en la calidad del ovocito en el periodo temprano del posparto, está asociada con balance de energía negativo y las bajas condiciones corporales de los animales, lo cual se expresa en un aumento de embriones subdesarrollados y anormales, teniendo como consecuencia pérdida de embriones en los meses más calurosos del año (Wolfenson et al.). 

Varios estudios han indicado que en el ganado bovino, el desarrollo embrionario es altamente sensible a altas temperaturas, entre los primeros tres a 11 días después del servicio; adquiriendo más tolerancia a altas temperaturas a medida que el periodo de gestación avanza. 

Se sabe que los embriones obtenidos mediante fecundación in vitro (FIV), son más susceptibles al estrés calórico que los obtenidos en condiciones naturales. La mayor pérdida de embriones de bovinos obtenidos de FIV, ocurren antes de los 42 días, cuando las hembras están bajo estrés calórico (Ambrose et al; Ealy et al.) ( gura 1). 

Los efectos del EC sobre la preñez se relacionan con la disminución del peso del ternero al nacimiento, alteración de las concentraciones hormonales de la madre y del feto, y reducción de la producción de leche durante el posparto. La disminución en el peso del ternero del orden del 18% se atribuye a una disminución en las concentraciones de sulfato de estrona (Castaño et al.). 

Efecto del4

EN EL MACHO 

Calidad seminal: El estrés ambiental puede provocar baja calidad seminal, la cual está íntimamente relacionada con la baja fertilidad, debido probablemente a una combinación de bajas tasas de fertilización. Los testículos al estar suspendidos en el escroto, la espermatogénesis es afectada al exponerse a altas temperaturas en el exterior, lo que provoca baja calidad espermática, lo cual también está directamente relacionado con la calidad del eyaculado (Nezhad et al., Wechalekar et al., Rodríguez; Coubrough; Chemineau). Esta baja calidad seminal es debida principalmente a las afectaciones que sufren las células de Sertoli por el estrés calórico; este a su vez induce apoptosis, estrés oxidativo en dichas células, el cual puede inducir a la infertilidad por el daño que ocasiona en los lípidos y proteínas de la membrana del espermatozoide, también por el daño que provoca en el ADN del espermatozoide, esto se traduce a un pobre desarrollo embrionario y abortos involuntarios (Nezhad et al; Aitken y De Luliis; Tremellen; Jung y Schuppe). Estudios recientes realizados por Rutledge., sugirieron que el efecto del estrés sobre la calidad de los espermatozoides, puede mejorarse con la puesta en marcha de la tecnología de la congelación seminal; sin embargo, el útero de las hembras, pueden representar estrés térmico para los espermatozoides. 

CONCLUSIONES 

Es muy importante tomar ciertas medidas en cuenta para el control del estrés calórico y de esta manera disminuir su efecto sobre la reproducción animal, como son proporcionar un sistema de ventilación que controle la temperatura corporal, implementar rociadores de agua dentro de la producción, proteger a los animales contra las radiaciones solares por medio de sombras o techos apropiados, proporcionar sombra en comederos y bebederos para aumentar el consumo de alimento en animales con estrés calórico, dar a los animales que los necesiten baños por aspersión en las horas más calurosas del día, tratar de tener animales con pelaje blanco, ya que son las que absorben más fácilmente el calor y por lo tanto son menos sensibles al estrés calórico; desarrollar genética adaptada en los animales, ya que pueden ser menos sensibles al estrés calórico; inseminar con semen congelado en época menos calurosa y se debe promover entre los productores las cruzas entre razas de Bos indicus y Bos taurus, esto con el n de obtener ejemplares F1, que tengan mayor resistencia al calor y las hembras sean mejores productoras de leche. 

Las medidas preventivas y de control durante la época de elevadas temperaturas son las siguientes: 

La carga animal tiene una gran relación con la capacidad del organismo animal para perder calor, por lo que es importante evitar el hacinamiento para que los animales puedan perder calor de forma e ciente por radiación, convección y conducción, a través del simple hecho de cambiar de postura. También el agua debe permanecer en la sombra lo más fresca posible ya que en las especies con abundantes glándulas sudoríparas en la piel, como por ejemplo el caballo, y los bovinos Bos indicus mantiene un mecanismo de enfriamiento e ciente condicionado a que la ingesta de agua sea su ciente. Otra causa importante de hipertermia o estrés calórico es el excesivo trabajo muscular, por lo cual el manejo de los animales en épocas de calor elevado debe ser limitado. También es importante mantener un manejo adecuado del microclima (temperatura, humedad y ventilación) porque puede ayudar a mitigar los efectos del calor en las producciones intensivas. En las producciones extensivas, es importante que se dispongan de árboles y/o sombreaderos en cantidad su ciente, de manera que cada bovino pueda disponer de una protección adecuada de la radiación solar y el calor. 

Efecto del5

RECOMENDACIONES PARA CONTROLAR EL ESTRÉS AMBIENTAL 

Por calor: 

• Proporcionar un sistema de ventilación que controle la temperatura corporal. 

• Implementar rociadores de agua. 

• Protección de los animales contra las radiaciones solares, directa e indirecta, por medio de sombras o techos apropiados. 

• Proporcionar sombra en comederos y bebederos, para aumentar el consumo de alimento en animales con estrés calórico. 

• Disponer de pulverizadores de agua. 

• Proporcionar a los animales, baños por aspersión, en las horas más calurosas del día. 

• Tratar de tener animales con pelaje blanco, ya que son las que absorben más fácilmente el calor y por lo tanto son menos sensibles al estrés calórico. 

• Desarrollar genética adaptada en los animales, ya que pueden ser menos sensibles al estrés calórico. 

• Implantación de embriones congelados. 

• Inseminar con semen congelado, en época menos calurosa. 

Por manejo: 

• Disponer de áreas libres en la Unidad de Producción y con sombra. 

• Proporcionar el área requerida por animal, para mayor confort. 

• Bañar a las hembras, antes del servicio y los 3 a 5 días siguientes. 

• Inseminar o dar servicio en periodos menos calurosos. 

• Implementar programas de sincronización de estros, para programar las inseminaciones o servicios. 

• No aislar a las hembras por mucho tiempo, antes de la inseminación arti cial o servicio. 

Por alimentación: 

• Balancear adecuadamente las dietas, proporcionando la energía necesaria, para compensar la disminución de ingesta que se presenta. 

• Reducir la ingesta de fibra y aumentar la de proteína y energía. ΩC 

Efecto del6

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 


 

Fuente: Alejandro Córdova Izquierdo1, Adrian Emmanuel Iglesias Reyes1, Juan Eulogio Guerra Liera2, Jorge Fabio Inzunza Castro2, Edmundo Abel Villa Mancera3, Ma de Lourdes Juárez Mosqueda4,Armando Gómez Vázquez5, Jaime Olivares Pérez6 y Pedro Sánchez Aparicio

1Departamento de Producción Agrícola y Animal. Universidad Autónoma Metropolitana
Unidad Xochimilco, México,
D.F. Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. .
mx
2Facultad de Agronomía. Universidad Autónoma de Sinaloa, México. 3Facultad de Veterinaria. Benemérita Universidad autónoma de Puebla, México. 4FMVZ-UNAM. 5División Académica de Ciencias Agropecuarias. Universidad Juárez Autónoma de Tabasco, México. 6Unidad Académica de Veterinaria. Universidad Autónoma de Guerrero, México. 7FMVZ-UAEM. 

Modificado por última vez enMartes, 28 Marzo 2017 09:21
volver arriba